Tema: Un Corazón Agradecido

MENSAJE Nº 0011                       Domingo 02/01/11                     Hora 09:30

TEMA: Un Corazón Agradecido


INTRODUCCION

(Efesios 5:19-20; Filipenses 4:6; 1Tesalonicenses 5:18; Apocalipsis 4:9-11) ¿Cuántos aquí desean agradar siempre a Dios? ¿Y cuántos de ustedes saben cómo hacerlo? ¿Cuántos conocen el secreto de cómo llegar a ser la gloria del Señor?

¿Cuántos ya son hijos de Dios aquí? ¿Cuántos ya están seguros de su salvación? ¿Cuántos le dan gracias por eso a Dios todos los días? ¿Cuántos tienen el corazón lleno de gratitud, alabanza y adoración a Dios por su gran salvación? ¿Cuántos le dan gloria al Señor en cada instante de su vida por el regalo más grande que recibieron sin que jamás lo hayan merecido?

¿Cuántos tienen motivos suficientes para dar gracias a Dios todos los días y cantar sus alabanzas con gozo y júbilo? ¿Entonces por qué algunos siempre tienen una cara como éstas? ¿Será que con estas caras podemos ser agradecidos y adorarle al Señor? Con razón que hay lugares donde Dios no querría estar.

Pero: ¿Dónde y con quién habita el Señor? (Salmo 22:3) ¿El vive en dónde, en medio de quiénes desea habitar? ¿En medio de los que se quejan?, ¿En medio de los que siempre están tristes?, ¿En medio de los que nunca están contentos con lo que tienen?, ¿En medio de los que siempre están enojados, afanados y turbados? ¡No! Dios corre de esos lugares. 

“Dios te bendiga hermana/o” (diferentes amenes) Y después continúan quejándose: “Señor porqué lo que no me haces luego caso, yo te amo y te alabo pero no pasa nada” ¡Pero cómo va a pasar, si le haces huir a todos con tus quejas y amarguras, incluyendo a Dios mismo! “No, Dios me tiene que aceptar así como soy, porque yo soy su hijo” (Números 14:1-2; 11; 27); (Isaías 1:11-15).

Dios no acepta y rechaza la adoración que sale de un corazón amargado, lleno de quejas, lleno de insatisfacción y lleno de temor. Dice la Biblia que eso es abominación, cosa asquerosa y repugnante delante de Él, es como adorar a un ídolo en la presencia de Dios.

Puede ser, que algunos de ustedes, le han estado adorando al Señor, muchas veces con el corazón lleno de estas abominaciones, pero lo hicieron en ignorancia, porque no fueron enseñados, pero déjenme decirles que ahora eso ya no debe ser una excusa (Juan 4:24) ¿Y qué clase de espíritu Dios nos ha dado? (Gálatas 5:22-23) ¿Dónde está allí el espíritu de plagueo, de tristeza o amargura?

1. EL CORAZON DEL CRISTIANO VERDADERO SIEMPRE ESTA LLENO DE GRATITUD

PRIMERO POR SU SALVACIÓN (Salmo 21:1; 70:4) ¿En qué se gozaba David, de qué estaba agradecido?  ¿De su fama, de su riqueza, de su poder? ¿Cuál era el motivo principal de la adoración de David a Dios? Su salvación. De esta gratitud está lleno el libro de los salmos.

Cuando nosotros agradecemos a Dios solo por las conquistas terrenales, como tener un buen trabajo, una linda casa, buena salud, un matrimonio y una familia bendecida, etc. Que son sin lugar a dudas cosas por las que tenemos que agradecer a Dios; pero a veces estas cosas llegan a faltar, y nuestro corazón se entristece, se amarga y ya no le adoramos a Él como antes. Eso es pecado.

¿Por qué nos cuesta muchas veces adorar y agradecer a Dios? Porque cuando estamos sufriendo, cuando estamos en escasez, cuando hay enfermedad, cuando las cosas no van bien, no vemos ningún motivo para dar gracias y adorar al Señor, y nos creemos con derecho de reclamarle.

¿Sabían que este tipo de actitud es una ofensa muy grande para Dios? ¿Por qué? Porque eso significa que tenemos en poco el sacrificio de Cristo, que nos importa muy poco el precio que Jesús pagó para salvarnos. Que en realidad le amamos a Él solo mientras nos de cosas materiales. Cuando dejamos de dar gracias y de adorar a Dios, demostramos cuán poco le amamos.

¿Cuántos de ustedes adoran, bendicen y dan gracias a Dios cuando sufren, cuando están en escasez, cuando las cosas no salen como quisieran? ¿Quiere de verdad saber si le ama realmente a Cristo? (Job 1:18-22; 2:1-10).

Me llama poderosamente la atención lo que dice la Biblia: “En todo esto no pecó Job con sus labios” Eso significa que dejar de agradecer y de adorar a Dios en los momentos difíciles que pasamos es pecado. Pero me preguntarán: “¿Pastor como hacemos para adorar y dar gracias cuando sufrimos?”.

Lean los salmos y hagan exactamente como David, adórenle y denle gracias a Dios todos los días por el regalo de la salvación. Cuando oren todos los días, por algún tiempo, mejor aún por algunas semanas, den gracias y adoren solamente por su salvación, solo por eso. Y van a comenzar a experimentar un gozo increíble que va a permanecer en sus corazones todo el tiempo.

Deja de darle gracias a Dios solo por sus beneficios terrenales y temporales ¡Cambia tu forma religiosa de orar! No te das cuenta de cómo le cansas a Dios con tus interminables quejas y palabras rebuscadas, buscando solo que Él te conceda tus deseos egoístas (Romanos 8:28).

A los hijos de Dios, las cosas buenas que les suceden en esta vida, y las cosas malas, son todas para su bien, todas, y Dios las permite para formarte a la imagen de su Hijo. Así que, deja ya de quejarte y adora al Señor en todo tiempo, dale gracias por todo, por lo bueno y también por lo malo que te pasa. Escuchen al profeta Habacuc (Habacuc 3:17-18) ¿En qué se gozaba Habacuc? En su salvación. 

La salvación es la primera y la última causa de nuestra adoración, de nuestra alabanza y de nuestra gratitud mientras vivamos aquí en la tierra ¡No importa si eres rico, o eres pobre, si tienes salud o estás enfermo, no importa si tienes hambre o estás saciado, si tienes novio o no tienes, si eres lindo o feo! Adora al Señor en todo tiempo, que su alabanza esté de continuo en tu boca (Salmo 34:1).

En segundo lugar ¿Por qué más el corazón del cristiano debe estar lleno de gratitud a Dios?

POR SU MISERICORDIA (Salmo 118:1-4) Esta es otra de las palabras que más se repiten en los salmos, la misericordia de Dios sobre su pueblo ¿Alguna vez se pusieron a meditar sobre la misericordia del Señor para con sus vidas? ¿Sabes cómo Dios tiene misericordia de ti? ¿Cuándo te da todo lo que le pides?

¿Cuánto tiempo esperó mientras te deleitabas pecando? ¿Cuántas veces te sanó? ¿Cuántas veces te libró de cosas malas, de las que ni te diste cuenta, tal vez hasta de morir? ¿Cuántas veces después de salvarte ha soportado tus pecados y te ha vuelto a perdonar? ¿Cuántas veces tuvo misericordia de ti por amor mientras tú le eras infiel? ¿Sabes cuánta misericordia ya ha tenido Dios contigo desde el día que te salvó? No, no sabes (Lamentaciones 3:22-23).

¿Cuántos ahora entienden por qué deberían dar gracias a Dios toda su vida, y por qué Él es Digno de toda alabanza y toda adoración, sea cual sea la situación en que se encuentren? El motivo de tu alabanza y tu adoración es darle gracias porque sabes que si no fuera por su misericordia, primero no tendrías salvación y segundo ya estarías a tres metros bajo tierra.

¿Qué piensas que significa la misericordia de Dios sobre tu vida? Primero que ha perdonado todos tus pecados, y te ha dado salvación, segundo es que te sigue perdonando cuando te arrepientes cada día de tus pecados y tercero es que a pesar de todo, Él te sigue amando, por eso ha prolongado sobre ti su misericordia hasta hoy (Jeremías 31:3).

¿Cuántos pueden dar gracias a Dios por su misericordia? En tercer lugar ¿Por qué más debemos dar gracias a Dios todos los días?

POR SU FIDELIDAD (Salmo 119:89-93) ¿A faltado alguna vez Dios a alguna de sus promesas? Yo no entiendo cómo personas que dicen ser hijos de Dios viven en constante temor, de morir, de que todo salga mal, de que algo malo les pueda ocurrir en cualquier momento.

Dudan de todo, se sienten desprotegidos, desamparados, piensan que Dios en cualquier momento les puede dejar, no tienen ninguna seguridad, ninguna confianza en Él. En síntesis viven una vida miserable “Pastor, tengo tanto miedo de que a mis hijos les pase algo malo, oro todo el día pero igual tengo miedo”; “Tengo miedo de perder mi trabajo”; “Tengo miedo de que nunca me case”.

“Yo no puedo diezmar, porque seguro me va a faltar a fin de mes”; “Sí yo sé lo que Dios dice en su palabra, pero y si falla” Muchos no lo dicen, pero en su corazón dudan de la fidelidad de Dios, por eso no pueden recibir nada de Él (Santiago 1:6-7) Si alguien duda de la fidelidad de Dios a su palabra nunca podrá darle gracias, ni mucho menos adorarle.

Si usted dice que ama a Dios, debe creer que Él es fiel y si cree en su fidelidad debe obedecer sus mandamientos, y si obedece a Dios eso traerá gozo y paz a su corazón, y si tiene gozo entonces va a tener suficientes motivos para alabar y adorar su Nombre con gratitud todos los días (Romanos 8:32).

Usted como hijo de Dios puede dudar de todo, menos de su Palabra (Mateo 24:35) Usted puede estar sufriendo ahora, puede estar pasando por un tiempo de escasez, o puede que su matrimonio ande en problemas, puede que no tenga respuesta aún de lo que le pasa, pero quiero darle esta certeza: Dios nunca le ha abandonado, ni le abandonará (Romanos 8:35-39) ¿Puede creer esto? 

Si alguien duda de la fidelidad de Dios solo puede ser por dos cosas: 1) Que no sea hijo de Dios 2) Porque es inmaduro o simplemente es un creyente carnal. Pero si usted cree en Dios nunca va a dejar de adorarle, ni de darle gracias todos los días, en todo momento y en toda circunstancia.

Por último, ¿Por qué un verdadero cristiano siempre debe tener un corazón agradecido?

PORQUE UN DIA JESUS VOLVERA (Juan 14:1-4) ¿Cuántos saben que para todos los que hemos recibido el perdón de nuestros pecados, fuimos lavados en la sangre del Cordero, y hechos hijos de Dios; Jesús mismo está preparando una casa en el cielo? ¿Cuántos creen que es la casa más hermosa que jamás hayan visto? El palacio más hermoso de la tierra es una basura en comparación.

Entonces, ¿Por qué te quejas de la casa que tienes aquí?, ¿Por qué muchos se amargan porque no tienen casa propia aquí? ¿Por qué tantos se afanan tratando de tener todo lo mejor aquí en esta vida y no están haciendo provisión para su hogar eterno? Jesús está preparando un lugar para ti y para mí y un día volverá para llevarte a estrenar esa casa en el cielo, aunque aquí hayas vivido en una choza.

¿No es suficiente motivo para que te goces y le digas todos los días “¡Gracias Señor por tu amor!”? ¿O todavía no puedes entender cuán grande es su amor para contigo? ¿No puedes todavía entender que tu verdadero hogar está en el cielo? Jesús no quiere tenerte aquí, Él no desea que pongas tu esperanza en este mundo, que está bajo maldición (1Tesalonicenses 4:13-18).

Muchos buenos cristianos nunca van ser ricos, otros van a sufrir enfermedades, y algunos no se van a sanar, otros van a ser perseguidos por la causa de Cristo, otros van a padecer por causa de las injusticias, otros van a perder sus bienes. Pero sin importar la clase de vida que te haya tocado vivir aquí en la tierra, un día Jesús volverá por ti, esa es tu verdadera esperanza (Apocalipsis 21:1-5).

¿Puede existir acaso algo más grande que la obra que Cristo hizo en tu vida? ¿Puede haber acaso un motivo más grande que justifique tu falta de amor, de gratitud, de alabanza y adoración que se merece el Dios de tu salvación?

¿Le seguirás poniendo a Dios condiciones para adorarle, y para darle gracias todos los días de tu vida? Proponte en tu corazón adorar a tu Dios todos los días de este año, en las buenas y en las malas, de la misma forma, dándole siempre gracias porque le amas sin condiciones. 


Volver a Temas Varios |  Volver a Prédicas

Personas Online

Tenemos 16 invitados conectado(s)

Síguenos