Tema: Restaurando la Verdadera Unción

TEMA: Restaurando la Verdadera Unción


La Unción, ¿Qué es en Realidad?

Uno de los temas bíblicos de los que más se hablan pero que no se sabe como explicarlo es el de la unción.

En la iglesia cantamos, “yo tengo la unción”, “la unción está sobre mi”, y sincerándose en la canción dicen: “no entiendo pero la tengo.”

Vamos a definir la unción para entender lo que es; luego veremos la unción a lo largo de la Biblia, la unción sobre Jesús, la unción sobre el creyente y su uso práctico para el día de hoy.

2 Corintios 4:7. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

La unción tal como se describe en la Biblia puede ser definida como “Dios en la gente haciendo las cosas que la gente no puede hacer.” Es Dios haciendo cosas que solo el puede hacer, y haciéndolo a través de de vasijas de barro, es decir, a través de los creyentes.

De ahí que la unción es la capacidad sobrenatural, la gracia, y la presencia manifiesta del Espíritu Santo operando en o a través de un individuo o grupo de personas para producir la obra de Dios aquí en la tierra.

Una definición mucho más simple de lo que es o hace la unción es esta: es el poder de Dios que quita cargas y destruye yugos.

Isaías 10:27. Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción.
Isaías 10:27 (Versión Moderna) Y sucederá en aquel día que quitará su carga de tu hombro, y su yugo de sobre tu cerviz; y será destruido el yugo a causa de la unción.

En cuanto al significado de la palabra “unción” en la Biblia es este: “derramar, esparcir sobre algo, frotar en algo.”

Un ejemplo es cuando untamos mantequilla sobre un pan.

Entonces la unción es el poder de Dios que viene sobre alguien para capacitarlo para hacer aquello para lo cual ha sido encomendado

UNCIÓN. UNGIR

Son varios los términos así traducidos, pero algunos de ellos aparecen sólo una vez, como:

(a) En el Sal. 23:5, «unges mi cabeza con aceite», que significa hecho grueso, siendo el aceite usado profusamente.

(b) Sal. 92:10, «seré ungido con aceite fresco», de «derramar», «rebosar con» aceite.

(c) Is. 10:27, «el yugo se pudrirá a causa de la unción» (texto oscuro).

(d) Zac. 4:14, «son los dos ungidos que están delante del Señor» (lit.: «hijos del aceite», cfr. Ap. 11:4)

(e) Heb. «suk», «ungir el cuerpo después del aseo», similar al gr. «aleiphõ» en el NT, se usa comúnmente de la práctica entre los orientales de ungir el cuerpo, o sus partes, para comodidad, presencia, amistad, medicación u honras funerarias. Para el aseo ordinario, cfr. Rt. 3:3; 2 S. 12:20; 2 Cr. 28:15; Mt. 6:17. Su descuido era señal de duelo (2 S. 14:2; Dn. 10:3). Como acto de cortesía (cfr. Lc. 7:46; Jn. 12:3); también se ungía a los enfermos (Mr. 6:13; Stg. 5:14) y a los cadáveres (Mr. 14:8; 16:1). Uno de los castigos de Israel iba a ser que los olivos no darían aceite para la unción (Dt. 28:40; Mi. 6:15).

(f) Heb. «mashach», gr. «chrinõ», «extender, ungir» para un cargo. Se ungían los reyes: Saúl, David, Salomón, Joás, Jehú y Hazael son ejemplos de ello. También eran ungidos los profetas (cfr. Sal. 105:15; 1 R. 19:16). Para la unción de los sacerdotes se empleaba un aceite especial preparado según las instrucciones divinas (Éx. 30:30; 40:13). Con este mismo aceite fueron ungidos el tabernáculo y sus utensilios (Éx. 40:9, 10). La ofrenda de flor de harina era amasada con aceite (Lv. 2:1, 4), tipo de la humanidad pura del Señor Jesús y de su sellamiento por el Espíritu Santo. El leproso sanado era ungido con aceite (Lv. 14:17, 18).

Tanto si esta última unción se refiere a personas o a cosas, y tanto si el aceite es el especialmente preparado como si es común, lo que tipifica es invariablemente la santificación y el poder del Espíritu Santo. No se ordena la unción con aceite para la consagración a ningún cargo a los creyentes en la dispensación cristiana, porque han sido ya ungidos con el Espíritu Santo y ya son sacerdotes para Dios.

Juan recuerda incluso a los «hijitos» o bebés en Cristo que tienen una unción del Santo, y que la unción (el mismo término, «chrisma») permanece en ellos (1 Jn. 2:20, 27). Así, de la misma manera en que en el AT los reyes, profetas y sacerdotes eran ungidos como consagrados para Dios, así el Cristiano es santificado para Dios por el Espíritu Santo, tanto en cuanto a su posición como con respecto a su servicio.

UNGIDO (El)

Heb. «Mashiach», el ungido, es un título oficial en el AT, aplicado a aquellos que debían ejercer el gobierno de parte de Dios (1 S. 12:3, 5; 26:9, 1j1, 16; 2 Cr. 6:42; Is. 45:1).

En el NT el título queda restringido al Señor Jesús, «ho christos», el Cristo, como Aquel que fue ungido no con aceite, sino con el Espíritu Santo por Dios el Padre. Esto había sido preanunciado en el Sal. 45:7, de lo que Juan el Bautista fue testigo (Mr. 1:10; Jn. 1:32-34; cfr. también Hch. 10:38). Fue llamado el ungido de Dios por Ana (1 S. 2:10 y por David Sal. 2:2). Daniel habló del Mesías Príncipe y que sería cortado y no tendría nada (Dn. 9:25-26). Los samaritanos, al igual que los judíos, esperaban a este Ungido, el Cristo, y cuando apareció hubo almas que entraron en una relación viva con Él, reconociéndolo como el que había sido prometido (Jn. 1:41; 4:25). En estos dos pasajes, el Señor recibe el nombre de «Mesías», la transliteración gr. del término heb. «mashiach». En otros pasajes se usa la traducción gr. «ho christos», el Cristo, el Ungido. (Véase CRISTO.)

Principios de la unción

La da el Señor. 2 cor 1:21, Los santos la reciben isaias 61:3, mora en los santos 1 jn 2:27, el aceite era preparado por  los sacerdotes 1 cr 9:30, no podía ser falsificado éxodo 30:32, no podía ponerse sobre un extraño éxodo 30:33,

La unción refresca. 2 Cr 28:15, purifica Isaias 57:9, cura Mr. 6:13, sana heridas Isaías 1:6, Luc. 10:34, te prepara para la guerra Isaias 21:5.

Lo mismo hace Cristo y su Palabra

Seguimos: Perfumado Jn. 12:3, costoso 2 Reyes 20:13, preparado por el perfumista Ecl 10:1, una indicación de gozo Ecl 9:7.8

Conclusión

En el A.T. la unción, el ungimiento, el aceite se podía comprar, en el N.T. no se puede comprar porque Cristo la compró con su sangre y las reparte a sus hijos gratuitamente…. Hoy los falsos apóstoles , pastores y maestros la venden, pidiendo ofrendas para recibir la “unción” , la llenura del Espíritu, etc.

 


Volver a Cultos de Jóvenes |  Volver a Prédicas 

Personas Online

Tenemos 13 invitados conectado(s)

Síguenos

Enlaces de interés

Casa de Oración México