Tema: ¡Gracias a Dios que Brasil Gobierna!

Por Osvaldo Paiva

TEMA: ¡Gracias a Dios que Brasil Gobierna!



¿Alguna vez se han preguntado cómo es posible que Paraguay todavía sea un país de oportunidades, donde las personas sin distinción de clases, ni de razas, o credos, pueden prosperar y dar una vida digna a su familia?

¿Cómo es posible que no teniendo industrias importantes, ni buenas carreteras, prácticamente sin ningún atractivo turístico para los extranjeros (comparado con nuestros vecinos), con un mal aprovechamiento y destrucción constante de los recursos naturales, casi sin seguridad ciudadana, mala educación, pésima asistencia social y de salud; factores que se han sumado y contribuido a la corrupción desenfrenada de toda la administración pública y privada; así y todo, todavía se pueda vivir y tener esperanzas?

¿Por qué el Paraguay no ha caído aun en la ruina total?, ¿Por qué no vemos todavía a miles de personas vagando sin rumbo, desesperadas porque no tienen que comer? ¿Por qué no vemos a niños muertos de hambre en las calles? ¿Por qué no se ha desatado aún una guerra civil entre facciones oponentes y la muerte de miles de inocentes? ¿Por qué no hemos visto hasta ahora el éxodo de cientos de familias hacia otros países huyendo de aquí para salvar sus vidas?

¿Qué nos ha hecho diferentes a países como Haití, Liberia, Sierra Leona, Etiopía, Chad, Zaire y otras naciones donde por causa de la corrupción de sus gobernantes, la codicia, el odio racial, las rivalidades políticas y las guerras han caído en la ruina y la miseria absolutas? ¿Por qué el Paraguay cuyos bienes, patrimonios, y recursos han sido saqueados constantemente por todos los gobernantes de turno y sus secuaces implacablemente durante décadas y décadas, aún subsiste? ¿Por qué no hemos sido devastados como muchos países africanos en la misma condición, habiendo llegado a ser el 2º país más corrupto del mundo?

HAY UNA RAZON PODEROSA QUE HA HECHO LA DIFERENCIA. Los países africanos que hoy están en la ruina completa, así como Haití, cuando lograron su independencia, fueron dejados totalmente en manos de sus propios gobernantes y en los años subsiguientes uno tras otro fueron dilapidando los vastos recursos de sus países hasta llevarlos a la quiebra y ruina totales. La hambruna y la miseria extremas son el resultado de haber dado el poder absoluto sobre esas naciones a hombres ineptos y malvados. En ellos se ha cumplido perfectamente el famoso refrán: “El poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente”.

En el Paraguay casi nunca los gobernantes de turno han tenido la oportunidad de tener el poder absoluto ¡Gracias a Dios! Siempre hemos sido tributarios y cogobernados ya sea por los Estados Unidos o por el Brasil desde el término de la guerra de la Triple Alianza (1865 -1870), porque sus intereses estaban en nuestras tierras, como ocurre hasta hoy ¡Gracias a Dios!

Aun en los tiempos de la terrible dictadura stronista, el poder en nuestro país estuvo controlado por el gobierno de los Estados Unidos, a causa de la guerra fría y el peligro del comunismo. Si bien la corrupción en esos 35 años fue muy grande, no causó la destrucción de la nación por la intervención permanente del gobierno norteamericano en la política y los asuntos internos del Paraguay ¡Gracias a Dios!

En los gobiernos sucesivos después de la dictadura la situación no ha cambiado. Los gobernantes fueron todavía más corruptos e ineptos, pero nunca tuvieron el poder absoluto, pues fueron limitados siempre por la intervención del Brasil, porque en nuestro territorio existen intereses muy importantes para el país vecino que son Itaipú y la soja, entre otros ¡Gracias a Dios! Por esa causa hasta el día de hoy la codicia y la maldad de los gobernantes de turno no han llegado a destruir el Paraguay hasta la ruina ¡Gracias a Dios!

PERO NO SABEMOS HASTA CUANDO PODRA DURAR ESTA BENDICION. Por eso los hijos de Dios deberíamos orar para que Brasil siga supervisando e interviniendo siempre en los asuntos de gobierno de nuestra nación y así vivir seguros nosotros y nuestras generaciones. O que Dios decida un cambio de planes para el país.

Así fue como Dios protegió a su pueblo Israel de la corrupción de sus dirigentes cuando fue llevado cautivo a Babilonia: “Si alguna nación no sirve a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y no se somete al yugo del rey de Babilonia, yo la castigaré con guerra, hambre y enfermedad, dice el Señor. La castigaré hasta que la tenga bajo su control por completo. No escuchen a sus profetas, a sus adivinos, a los que reciben mensajes en sueños, a sus videntes* y a sus hechiceros que les dicen que no se sometan al rey de Babilonia, porque ellos les profetizan mentiras con el fin de que ustedes se alejen de su país y yo los destierre y mueran.

En cambio, a la nación que se someta al yugo del rey de Babilonia la dejaré en su tierra, la trabajará y vivirá en ella’. Es la decisión del Señor”». Y a Sedequías, rey de Judá, le dije todo esto: «Sométanse al yugo del rey de Babilonia, sírvanles a él y a su pueblo, y podrán vivir. ¿Por qué tienen que morir tú y tu pueblo por la guerra, el hambre o la enfermedad, como ha dicho el Señor que le sucederá a toda nación que no sirva al rey de Babilonia?” Jeremías 27:8-13 ¡Gracias a Dios!



Volver a Temas Varios | Volver a Prédicas

Prédicas más recientes en SounCloud

 

 

 

 

 

Instituto Bíblico

Personas Online

Tenemos 24 invitados conectado(s)

Síguenos

Enlaces de interés

Casa de Oración México