Prédicas

Tema: Falsos Profetas y Falsos Maestros

TEMA: Falsos Profetas y Falsos Maestros

 



de Miguel Rosell Carrillo, el Sábado, 19 de noviembre de 2011, 8:07 - Extraido del Estudio "LOS FALSOS MAESTROS DE AYER Y HOY"

 

(2 Pedro 2: 1, 18-22) “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina… Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. 20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. 21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno”

Los falsos profetas que siempre ha habido, tanto en Israel como en la iglesia, Pedro en su epístola los describe a modo de Balaam, quien evidentemente fue usado por Dios hasta cierto punto, pero que jamás fue de Dios: “Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad” (V. 15)


“El camino recto” es una metáfora del AT que representa la obediencia a Dios (Hchs. 13: 10). Un creyente simplemente profesante puede seguir el camino de la obediencia a Dios en su forma externa, aunque no esté regenerado; más tarde o temprano dejará ese, para él, intransitable camino.


Ese fue el caso de Balaam, como podemos leer, y de todos los falsos profetas como él. Balaam no amó a Dios, sino que amó el dinero, y negoció con la verdad, con cualquiera que le pagara el precio estipulado. Lo mismo ocurre hoy en día con muchos de los falsos apóstoles de la prosperidad, que hacen mercadería de los creyentes con palabras fingidas (V. 3)


Balaam es el clásico ejemplo del apóstata. Jamás fue de Dios, pero Dios lo usó, como también fue el caso de Judas Iscariote, como también es el caso de innumerables falsos profetas de hoy en día, que se creen justificados ante Dios porque tienen muchos seguidores. Dios sabe lo que está haciendo, y lo que está permitiendo. Como dijo Pablo: “…Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Ro. 11: 33)


(V. 1) Aquellos falsos profetas de entonces, y los actuales, jamás fueron de Cristo. Cuando dice que los “rescató”, no se está refiriendo a que los salvó o que les dio la salvación, sino que los “compró” (agorazo en gr.) (1). Fueron usados por Dios para sus propósitos, como lo fue Balaam, o como lo fue Judas Iscariote… ¡o como lo es el mismo diablo! Dios es el Soberano, y a través de su voluntad permisiva, constituye en términos de amor, su voluntad determinativa final.


(V. 18) La palabrería ostentosa de los falsos maestros, engaña y engañaba a los débiles en la fe, con esas palabras que les hacían quedar como eruditos y acreedores de una acentuada sabiduría espiritual, y en medio de su discurso, daban a conocer lo que llamaban “una nueva revelación”, poniéndose de ese modo como especiales sacerdotes, por encima del sacerdocio universal del creyente (1 Pr. 2: 9)


Con su verborrea lo que hacían (y hacen), es simplemente contradecir las enseñanzas más claras y básicas de las Escrituras, como por ejemplo, el asunto que nos concierne: la salvación (más básico e importante que este asunto, no lo hay para nosotros).


La mayoría de los falsos maestros no tienen una preparación adecuada bíblica, y por tanto, no saben lo que dicen, mezclando cosas, levantando doctrinas de algunas ventanas de luz, y así anulando en cierta medida la verdad básica sobre la que se basan todas las verdades. Dicho de otro modo, sacan el texto de contexto, para hacer un nuevo texto.


“…seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones…”: A pesar de su lenguaje vacío, los falsos maestros logran seducir a muchos. Su estrategia está basada en la seducción verbal. Como dice John McArthur:


“Ofrecen a las personas comunes una especie de religión a la que pueden acogerse sin tener que abandonar sus deseos carnales y su sensualidad”


Esa seducción también opera en el sentido de la falsa espiritualidad. Los falsos maestros de la “religión evangélica” actúan a modo de aquellos fariseos, falsos maestros, los cuales fomentan entre sus adeptos una religiosidad vacía, simplemente en cuanto a forma.



Todo esfuerzo en “mantener” la salvación es simple y llana religiosidad, legalismo, rigorismo y fariseísmo. No es el fruto del Espíritu, es fruto de la carne. Por contrapartida, cuando la salvación es real, se ven las obras, y el fruto consiguiente, el cual le da verdadera gloria a Dios.


“…a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error”: La traducción mejor es esta: “a los que apenas están escapando (“apofeugo” en gr.) de los que se conducen en error”. La cosa ya cambia aquí.


Evidentemente estos aludidos no son personas salvas, sino aquellas con tendencias religiosas, muy vulnerables, porque tienen un gran sentido de culpa y ansiedad emocional; lo que llamaríamos actualmente gente con una problemática, o bien familiar, sentimental, de soledad, desamparo, etc. etc. (de ahí que falsos maestros como Cash Luna o Guillermo Maldonado, o César Castellanos tengan tanto éxito, muchos de sus seguidores son personas así; sin olvidar a aquellos cuyos seguidores son religiosos vacíos como ellos).

Algo en común a todo los falsos maestros, sean del corte que sean, es que explotan a todos sus seguidores para su propia satisfacción de poder, fama, y dinero (según el caso).


(V. 19) Los falsos maestros prometen ese bien que sus seguidores anhelan, de ahí el éxito de “soñar para conseguir lo que quieras”, pero son promesas falsas, porque ellos mismos, lo vean o no, son “esclavos de corrupción”. Como muy bien dice McArthur:


“Los maestros falsos no pueden dar la libertad que prometen porque ellos mismos están esclavizados a la misma corrupción de la que quieren escapar las personas”


Y esa corrupción, tanto es materialista, como espiritualista-religiosa.


(V. 20) “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo…”:


Tanto los falsos maestros como muchos de sus seguidores en algún momento dado,  buscaron el escapar de la contaminación de este mundo (eso que se dice, “¡pero si empezaron bien…!) refugiándose en la espiritualidad del cristianismo, incluso en las mismas palabras y conocimiento de Jesucristo (epignosis en gr.), a modo de los apóstatas de He. 6: 4-6; 10: 26-39.


“…enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero”: pero volvieron a caer en sus pecados antiguos, en su manera pecaminosa y vieja de vivir. Esto es así porque jamás fueron regenerados como venimos diciendo. Simplemente por un tiempo se acomodaron a la religión, y muchos de esos falsos maestros perseveran en esa “religión” porque les es beneficioso.

Evidentemente, los que gustaron del don celestial (He. 6: 4) (2), habiendo recibido el conocimiento de la verdad (He. 10: 26) (3), y luego se apartan, “su postrer estado viene a ser peor que el primero”, y esto estamos cansados ya de verlo, cumpliéndose así también lo dicho por Pablo a Timoteo acerca de aquellos falsos profesantes de la piedad (2 Ti. 3: 1ss), los cuales “…irán de mal en peor, engañando, y siendo engañados” (2 Ti. 3: 13)


(V. 21) “Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado”.


“Porque mejor les era no haber conocido el camino de la justicia que, tras conocerlo, dar la espalda al santo mandamiento que les fue entregado” (Trad. lit. gr.)

Sencillamente, aquí vemos la acción y las consecuencias de haber desertado. Profesaron una experiencia cristiana, un gustar del don celestial, pero nada más. El “camino de justicia” descrito por Pedro, es el mismo que vemos en el Evangelio:

“Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle” (Mt. 21: 32) Ese camino de justicia es el camino de Dios, el que lleva al arrepentimiento verdadero y duradero. Muchos pecadores del tiempo de Jesús le creyeron de verdad y permanecieron en ese camino, a diferencia de aquellos fariseos religiosos, que después de ser bautizados por Juan renegaron de la verdad:

“Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?”
(Mateo 3: 7)


Juan por el Espíritu Santo sabía que esos religiosos jamás fueron de Dios, por eso les dijo eso, y aún y así, ellos iban a su bautismo de arrepentimiento… para luego negarlo.


Ese es el proceder típico y tópico de todos los apóstatas. Jamás fueron de Dios. Mejor les hubiera sido no haber conocido la verdad (el santo mandamiento), que después de conocerla, apartarse, y aún seguir fingiendo ser lo que jamás fueron: gente renacida por el Espíritu Santo.

Los falsos maestros que Pedro describe, no lo fueron fuera del cristianismo (“camino de justicia”), sino dentro. Dentro de la iglesia, aunque jamás fueron parte de la iglesia que Dios discierne.


(V. 22) “Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno”


Ahí tenemos una descripción muy clara de que esas personas jamás fueron de Dios: los compra con perros, y con cerdos.

“Como perro que vuelve a su vómito, así es el necio que repite su necedad” (Prov. 26: 11)

Dios, a la persona que realmente salva, le da una nueva naturaleza (2 Pr. 1: 4; 2 Co. 5: 17), pero estos falsos maestros y sus seguidores, jamás dejaron de ser lo que siempre fueron, y por tanto, volvieron a las andadas.

Conclusión:


“porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados” He. 10: 14

En esta escritura se define perfectamente, y en una sola línea, la seguridad del verdadero creyente en su salvación. Cristo lo hizo, y nos hizo perfectos PARA SIEMPRE. Gloria a Dios.

Todo creyente cree que la salvación no se recibe por obras (Ef. 2: 9), pero también, por la misma razón doctrinal, hay que creer que esa salvación no se mantiene por obras. Si se mantuviera por obras, ya no sería por gracia, sino por méritos personales, lo cual es una aberración ante Dios.

La salvación es un asunto de Eternidad, siendo de ese modo, la salvación no se pierde en esta temporalidad.

SOLI DEO GLORIA (A Dios sólo la Gloria)
Dios les bendiga

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.

Noviembre 2011
www.centrorey.org

Citas:

1. http://www.centrorey.org/apologetica/apg_32.html
2. http://www.facebook.com/note.php?note_id=302380933122492
3. http://www.facebook.com/note.php?note_id=307115185982400

(Pueden hacer copias y divulgar con libertad este y todos mis mensajes, sólo respetando la autoría. Dios les bendiga)


Fin


Volver a Otros Autores | Volver a Prédicas

 

Tema: ¿Puede el hombre hacer pactos con Dios?

Por Osvaldo Paiva

TEMA: ¿Puede el hombre hacer pactos con Dios?



La moda evangélica del momento es: "Pacte con Dios por su milagro; pacte por su bendición; pacte por su sanidad; pacte por su prosperidad; pacte por su matrimonio, por sus hijos, por su felicidad, y por todo lo que desee". Lo cierto es que Dios - según muchos maestros - no puede hacer nada si no se pacta con Él.

Lo llamativo de esta corriente es que todos esos pactos tienen que hacerse necesariamente con dinero y sin dinero ningún pacto funciona. Lo triste es que aquellos que andan pactando con Dios, no investigan para saber si lo que están haciendo tiene algún fundamento bíblico. Su analfabetismo bíblico es deprimente, aunque muchos de los pactistas tengan buen coeficiente intelectual.

Según el diccionario de la lengua española pacto significa: "Acuerdo entre dos o más personas o grupos que obliga a cumplir una serie de condiciones." La pregunta es: ¿Podemos obligar a Dios a hacer pactos? ¿Podemos unilateralmente hacer un pacto con Dios y luego obligarle a que cumpla? La sola idea es totalmente descabellada y absurda.

Existen 5 pactos originados por Dios en las Escrituras, el Noeico (Gen. 9:9-17), el Abrahámico (Gen. 17:17), el sacerdotal (Nm. 25:10-13), el davídico (2Sam. 23:5) y el nuevo pacto (Jer. 32:40); pero no existe ningún pacto que haya sido originado por el hombre para con Dios.

¿ENSEÑA LA BIBLIA QUE DIOS OTORGA SUS BENDICIONES SOLO POR MEDIO DE PACTOS? Cuando Dios hizo la promesa de bendecir a Abraham, Él juró por sí mismo, no le hizo jurar él (Hebreos 6:13) No fue Abraham quién pactó con Dios, sino Dios quién entró en pacto con él. Dios le dio una promesa sin preguntarle si aceptaba o no. Solo le juró que la iba a cumplir y le ordenó lo que debía hacer (Génesis 12:1).

Dios nunca ha mandado al hombre pactar con Él por sus bendiciones, pero sí nos ha ordenado obedecer y confiar en sus promesas ¿PODEMOS IMPACTAR EL CORAZON DE DIOS CON DINERO?, ¿PODEMOS DARLE ALGO ESPECIAL A CAMBIO DE UN MILAGRO?, ¿PODEMOS COMPRAR LOS FAVORES DE DIOS?

"Porque somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas." Efesios 2:10. La mejor ofrenda que le podemos dar al Señor, él ya la preparó de antemano bendiciendo nuestro trabajo; el mejor servicio que podemos dar para su obra, Dios ya lo preparó de antemano regalándonos dones para hacerlo.

Todo lo preparó de antemano para que cuando hiciéramos buenas obras la gloria sea solo para Él "¿Quién soy yo o quién es mi pueblo para hacerte estas ofrendas? En realidad todo viene de ti y simplemente te estamos dando de lo que hemos recibido de ti." 1Crónicas 29:14.

¿Por qué le damos ofrendas al Señor? ¿Para recibir su bendición? NO. Le damos porque el ya nos bendijo de antemano, mucho antes que se la diéramos "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo" Efesios 1:3. Noten que la bendición es en tiempo pasado.

LOS SUPUESTOS PACTOS CON DIOS NO SOLO SON UN FRAUDE, SINO TAMBIEN COSA DE TONTOS PUES QUE RAZON HABRIA PARA TRATAR DE LLEGAR A UN ACUERDO CON DIOS POR ALGO QUE YA NOS DIO DE ANTEMANO EN CRISTO.


Volver a Temas Varios | Volver a Prédicas

 

Tema: La Búsqueda de Talento del Evangelicalismo 2ª Parte

Por Armando Valdez / Por Jerry Wragg - 11 noviembre 2011

TEMA: La Búsqueda de Talento del Evangelicalismo 2ª Parte



En mi último post, he mencionado que hay dos cuestiones que me hacen pensar que el evangelicalismo está siendo engañado cuando se trata de evaluar la forma en que los ministerios efectivos y la predicación. Me referí a la primera de las dos en mi post más reciente : tenemos falsas expectativas sobre lo que significa ser un “dotado” predicador. En este mensaje, quiero dirigirme a cómo esas suposiciones erróneas acerca de la sobredotación conducen a una visión errante de la predicación expositiva.

Suposiciones acerca de la “Exposición” Bíblica

Esto puede pisar algunos dedos de los pies, pero que también podría decirlo claramente justo de frente: Yo simplemente no creo que algunos de los predicadores más conocidos hoy en día están realmente haciendo exposición bíblica, a pesar de que definen su predicación con esos términos. Refiriéndose de nuevo a la mesa redonda de vídeo que ví, todos los hombres en el panel se consideran expositores, sin embargo, sólo unos pocos de ellos, en mi opinión, se han entregado el texto y predican toda su intención e implicaciones.

Para que un sermón sea clasificado como “expositivo”, debe derivar su mensaje central exclusivamente de la intención del mensaje del autor bíblico. Los principios del sermón, por lo tanto, debe surgir naturalmente de la estructura y la fuerza del texto a la luz del contexto que lo rodea. La Explicación DA Carson es importante:


La predicación expositiva es la predicación cuyo tema surge directa y demostrablemente de un pasaje o de algunos pasajes de la Escritura. En otras palabras, su contenido y estructura reflejan de manera demostrable lo que dice la Escritura, y honestamente tratan de aclararlo…

 


Este elemento esencial de la predicación expositiva no asume que los pasajes de las Escrituras deben ser contiguos, o que sólo la predicación sistemática a través de un libro puede ser llamada “predicación expositiva.” Uno puede tener una serie sobre la tentación, por ejemplo, y una predicación en serie sobre la tentación de Adán y Eva, la tentación de José, la tentación de Ezequías, la tentación de Jesús, y así sucesivamente – y en cada caso el sermón podría ser verdaderamente expositivo. En este caso, el principio organizador para la selección de los textos es tópica, pero las exposiciones son en sí mismos expositivas. Tampoco esta definición dice nada explícito acerca de la longitud del pasaje. Un predicador puede trabajar a través de Romanos 1-8 en ocho años, otro puede trabajar a través de los mismos capítulos en siete u ocho sermones. He oído que se ha hecho en ambas maneras y ambas con mucha eficacia. Tiempos diferentes requieren diferentes estilos,… Sin embargo, una característica no negociable de la predicación expositiva es que el tema emerge directamente y se puede demostrar a partir de las Escrituras. (énfasis mío)


El Dr. Albert Mohler es conmovedor:

En tanto la palabra de Dios, el texto de la Escritura tiene el derecho de establecer el contenido y la estructura del sermón. La verdadera exposición se lleva a cabo cuando el predicador establece el significado y el mensaje del texto bíblico y deja en claro cómo la Palabra de Dios establece la identidad y la cosmovisión de la iglesia como pueblo de Dios.


Algunos de los sermones populares hoy en día simplemente no están ni remotamente cubriendo este tipo de suelo. Incluso los mejores sermones de algunos de estos mega-pastores dejan a las ovejas con confusión-teológica solamente, algunas ideas prácticas, pero pensamientos superficiales sobre cómo tratar con las preocupaciones cotidianas, y una serie de divertidas anécdotas de la experiencia humana para que sea “relevantes”. ¡Esto no es predicación expositiva como se define arriba! Peor aún, deja a las ovejas incapaces de evaluar la pureza de la doctrina del contenido. Con regularidad, alguien me dirá que su pastor hace predicación expositiva, y después de escuchar los sermones de varios me quedo con la conclusión de que simplemente no saben la diferencia. Aquí están las características de lo que yo considero el mejor de un sermón típico ofrecido en muchas iglesias hoy en día:

  • Un tema de sermón se introduce –
  • Una ilustración de apertura o una historia establece el problema del que necesitan una solución o la verdad en cuestión–
  • Un pasaje es leído ó brevemente referenciado –
  • Principios generales, en forma de bosquejo, se declaran y explican brevemente (el bosquejo es a menudo ya sea de forma creativa superpuesta sobre el texto sin advertencia, o extraídas de las ideas generales en el texto sin tener en cuenta especificaciones estructurales que eran la intención del autor para precisión y fuerza)
  • A medida que cada principio se presenta, en lugar de extraer las riquezas dentro de las características contextuales, gramaticales e históricas, los predicadores a menudo enseñan implicaciones utilizando otros materiales vagamente relacionados, no del pasaje, como citas específicas concisas, ilustraciones, otros textos de prueba, y material anecdótico de la experiencia humana (de los cuales ninguno es inspirado por el Espíritu, y por tanto no autoritativo) –
  • Se sugieren aplicaciones, por lo general se centran en la práctica de cambios externos –
  • Los textos narrativos son frecuentemente abusados ​​grandemente mientras los predicadores deducen todo tipo de principios extraños a partir de las historias bíblicas que nunca tuvieron esa intención.


El efecto neto de estos sermones con el tiempo no es bueno. A los cristianos no se les enseña “todo el consejo de Dios”, la Biblia se presenta como un libro de viñetas de auto-ayuda y textos de prueba, y la santificación poco a poco se convierte en una cuestión de técnicas de superación y la búsqueda de la satisfacción terrenal. Mientras se desvanece el discernimiento bíblico de las ovejas se quedan con un solo Evangelio, las generalidades para edificar convicciones. Su batalla contra el pecado y la tentación es tratada de manera más casual, ya que se ha convencido de que una postura más agresiva es una exageración. Lo peor de todo, dándoles suficiente desnutrición, los creyentes concluyen que la exposición bíblica seria es impracticable y meramente “académica” y los incrédulos profesantes en la iglesia se hacen sentir bastante autosuficientes y cómodos en su pecado.

Tal vez uno o dos ejemplos ayudarán a:

  • Un pastor famoso, por ejemplo, predicó un sermón en el año 2010 en el que trató de explicar cómo se puede “obtener una palabra de Dios.” Con autoridad, explicó cinco maneras en que Dios habla a Su pueblo hoy en día. Incluyo este ejemplo, no para discutir su punto de vista de cómo Dios nos habla (con el que confieso un fuerte desacuerdo), pero para notar que no expuso ningún texto de la Escritura de los que sus cinco afirmaciones vinieron. En su lugar, utilizó historias de la experiencia humana- como la base de sus afirmaciones. Su audiencia se quedó con las enseñanzas audaces sobre la revelación divina, pero no se le dio el camino bíblico para verificarlas.
  • Hace unos años, la revista Preaching llevó a cabo una entrevista con su predicador apremiado, Rick Warren. A Warren se le preguntó por qué su predicación se centra sin inhibiciones sobre las necesidades sentidas de su público. Explicó que él simplemente estaba siguiendo el método de Jesús. El pasaje Warren utilizado para “probar” su afirmación fue Lucas 4:16-30, y señaló que el primer sermón de Jesús sobre el libro de Isaías habla del Mesías que proclama “libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos, a poner en libertad los oprimidos”, etc. Comenzar con las necesidades de las personas era una evidencia clara “de Jesús,” al menos para Warren, en cuanto a por qué el Señor fue capaz de atraer a grandes multitudes. Por supuesto, alguien de la revista Preaching se olvidó de decirle que Warren unos versículos más adelante las misma audiencia en el primer sermón de Jesús trató de asesinar a su predicador.
  • Las áreas de la ortodoxia clara son a menudo pasadas por alto a la ligera, o frustrado por completo. Hace unos años, otra de las celebridades evangelísticas de hoy intentó una exposición de Éxodo 3:14 y no sólo torció el significado de las palabras reales de Moisés, sino que ¡él parecía inconsciente a la perspectiva blasfemia, centrada en el hombre de Dios saliendo de su boca! Sin embargo, debido a la congregación masiva del pastor parece un milagro consumado, él se clasifica como un predicador extraordinario y es un invitado especial en los lugares evangélicos junto a expositores respetables y calificados.


Lamentablemente, el evangelicalismo ha hecho muy poco acerca de estos y muchos otros ejemplos de la enseñanza superficial de la Biblia y flagrante torcimiento de las Escrituras. Francamente, no estoy seguro de que algunos de estos predicadores estaría abiertos a la crítica. Después de todo, sus iglesias son grandes y la predicación bien recibida. A mi juicio, sin embargo, igualar estas cosas con “buenos frutos” no significa automáticamente que sea cierto, y, por otro lado, de plano peligroso! Vamos hacerle frente, el tamaño de la multitud y la fama fácilmente intoxican. Aplastar otras serias cuestiones sobre el contenido de un predicador y su habilidad es abrir un portal a través del cual miles de conceptos amenazantes entran en la iglesia. Los predicadores populares se convierten en “intocables”, los sermones vagos y vacíos, y se diluye el apetito de la audiencia.

A veces se nos dice que la predicación doctrinal fina es el resultado de contextualizar bien. “Queremos ser más prácticos y relevantes”, muchos han explicado. Para mi sorpresa, un pastor, incluso descaradamente me dijo que a pesar de que podría alimentar a su pueblo con más “carne”, les daba una versión de “See Spot Run” para alcanzar a la gente que las iglesias con un enfoque más serio de la Biblia no podrían alcanzar. Pero, ¿es realmente el motivo detrás de todo esto “predicación brillante?” ¿Están los hombres dejando de lado la riqueza profunda de Cristo que han aprendido con el fin de dar cabida a las congregaciones de recuperación? Lo dudo mucho. Ningún pastor honesto y fiel enseña menos profundidad de lo que verdaderamente entiende, por lo que si estos hombres sólo ofrecen un contenido escaso, puede estar seguro de que es todo lo que tiene que ofrecer.

Por favor, no me malinterpreten. No quiero decir que el trabajo duro y los expositores fieles no existen. ¡Si lo hacen! En gran número que estoy feliz de decirlo. He viajado por todo el mundo y a lo largo de este país, y he conocido decenas de diligentes compañeros pastores esforzándose con el texto. Muchos no tienen toda la capacitación formal que les gustaría, pero siguen siendo entregados en la obra, predicando lo que dice más que sus propias opiniones. Las palabras de Steven Smith en Morir Para Predicar deben ser consideradas con seriedad:


“La comunicación entregada es una renuncia a nuestro derecho a decir lo que queramos de la manera que deseamos. Se trata de limitar nuestra propia libertad de expresión con el fin de maximizar la eficacia y reducir al mínimo los intereses propios. ¿Cuál es, entonces, es rendirse ante el texto? Rendirse al texto es, en todo momento remitirse a la Escritura, hasta el punto de que el sermón es siempre una expresión del contenido y el espíritu de un pasaje en particular …. Dios no ha prometido bendecir las divagaciones persuasivas del púlpito, no importa cuan astutas, no importa cuán brillante se entregue o la forma perfecta la sincronización. El único mensaje que lleva consigo la promesa de resultados de salvar vidas es el mensaje que esá siempre ligado al texto …. La habilidad esencial que cada predicador debe afinar es la precisión. Esta es la capacidad de decir exactamente lo que el texto está diciendo con fuerza y ​​unción, a la vez limitándose a decir lo que dice el texto –no más” (énfasis mío).


¡Necesitamos hombres con este tipo de valentía y humildad! Hombres que anuncian el mensaje del Rey con Su autoridad, Su pasión, Sus exhortaciones, Su aliento, y Sus propósitos. ¡Si el evangelicalismo tiene algún talento, debe ser usado para Su gloria y la exaltación de Su verdad! Que la gracia de Dios produzca en nosotros la voluntad y la resistencia para entrenar la próxima generación de Sus hombres dotados.


Volver a Otros Autores | Volver a Prédicas

   

Tema: Abrazar y Rechazar

Por Armando Valdez - 11 noviembre 2011

TEMA: Abrazar y Rechazar



La ejecución fiel ministerio de la iglesia se reduce a sólo un unos pocos elementos esenciales –un alto concepto de Dios, la autoridad absoluta de la Escritura, la sana doctrina, la santidad personal, y un punto de vista bíblico de la autoridad espiritual. Esos son elementos esenciales para cualquier filosofía bíblica de ministerio.

Pero la historia de amor moderna, con el pragmatismo conduce a comprometer en cada punto. Cada Punto.

Por lo tanto, para lo próximos… el tiempo que sea necesario… queremos llamar su atención a un enfoque al ministerio verdaderamente centrado en Cristo, centrado en el Evangelio, centrado en la Palabra. Éstos son algunos de los principales puntos que queremos tratar:

  • el propósito de la iglesia, el lugar adecuado del evangelismo y la plantación del iglesias.
  • el papel de la predicación en el propósito de la iglesia, un perfil de la predicación verdaderamente bíblica
  • las calificaciones verdaderas para el liderazgo en la iglesia
  • la “promoción” del cristianismo, o ¿Cuál es la forma correcta para atraer a los incrédulos a la iglesia?

Queremos ayudarle a evitar a los ministros y ministerios que están más sobre la franquicia y la propagación de la marca que lo que están sobre la fidelidad bíblica. Hay un camino que parece derecho al hombre, opiniones acerca del propósito de la Iglesia, la predicación bíblica, la iglesia de liderazgo y queremos ayudar a evitar el resultado inevitable de esa manera.

Queremos ayudarle a identificar y adoptar a fieles ministros y ministerios. ¡Ánimo, hay muchos fieles que no han doblado la rodilla delante de Baal! Ellos son demasiado humildes para promocionarse, y demasiado ocupados para preocuparse. Para ellos, el ministerio no se trata de atraer a una multitud o la construcción de una base de fans. Su único propósito es la aspiración a vivir una vida tranquila y piadosa de servicio fiel en el amor a la devoción a Cristo, y enseñar a otros a hacer lo mismo.

Queremos que usted adopte a ministros y ministerios como este, al mismo tiempo evitando el otro. Queremos que usted sea un estímulo para pastores de iglesias locales que están calificados, trabajan duro, y preocupados por la fidelidad a la Palabra de Dios escrita, el libro del Espíritu del ministerio. Queremos que usted asista, apoye y sirva en este tipo de iglesias. Mientras lo hace, usted será parte de la obra de Cristo para edificar su iglesia, que es de importancia eterna. Esa es nuestra oración por usted.

Travis Allen
Grace To You


Volver a Otros Autores | Volver a Prédicas

 

Tema: La Búsqueda de Talento del Evangelicalismo

Por Jerry Wragg

TEMA: La  Búsqueda de Talento del Evangelicalismo



Hace unas semanas publiqué un artículo sobre algunas preocupaciones (se puede leer aquí ) sobre diversos sutiles –y creo que ponen en peligro– tendencias sobre la predicación de hoy. Uno de los encuestados tomó suavemente una excepción y expresó su preocupación de que yo podría estar sobre generalizando al establecer mi argumento. Mientras que un tratamiento completo de este tema es más grueso que los límites de los típicos artículos de blog, prometí una mirada más amplia sobre la materia.

Recientemente escuché a un panel de discusión de reconocidos pastores discutiendo los méritos, en su caso, del establecimiento de nuevas iglesias, cuyo principal pastor / predicador es oído y conocido sólo por transmisión en vivo de video. Quienes están a favor ofrecieron dos razones principales: (1) ¡Funciona! Claramente más rápido que otros métodos impulsados numéricamente, los mensajes en vivo de predicadores admirados atraen a más gente, bueno, siempre que sea lo que eran antes, (2) Sólo algunos hombres tienen el tipo de talento para “atraer con fuerza” en el púlpito, por lo que debemos maximizar su potencial de difusión a través de la tecnología.

Ahora, aparte de lo que creo que son graves errores con ese enfoque especial a la alimentación del rebaño (que no fueron abordados en el panel de discusión, pero eso es para otro ‘post’), dos cuestiones me hacen pensar que el evangelicalismo está siendo engañado cuando se trata de cómo evaluamos los ministerios efectivos y la predicación. Hacemos suposiciones erróneas acerca del “talento” y esto conduce a una visión errante de la predicación expositiva. Este artículo sólo se centrará en el primero de esos puntos.

Suposiciones acerca de “superdotados”

Algunos de los panelistas libremente hacen referencia a los dones superiores en la predicación, sin explicar lo que significan. De hecho, uno de los pastores más jóvenes, en defensa de que tener sus mensajes transmitidos a otros lugares, lo expresó sin rodeos cuando dijo: “No hay nadie más en mi iglesia que puede predicar la palabra con tanta fuerza como yo.” Esto es, por lo menos, una declaración desmedida, teniendo en cuenta otros predicadores con más experiencia en la sala, pero mi principal preocupación es la forma en que utilizamos términos como “dotados” y “predicación poderosa.” ¿Estamos seguros de que los predicadores de hoy y sus congregaciones tienen una comprensión bíblica de estas cosas? ¿Es la “eficacia” o “poder” de un predicador definida por los principios establecidos y mensurables, o es simplemente determinada por el número de participantes y la respuesta?




La premisa parece ser que cuando un público más amplio rápidamente acude a escuchar a un predicador en particular, es señal de que Dios está usando a un expositor de la biblia superdotado para satisfacer el voraz apetito de la audiencia por la verdad. En otras palabras, estos hombres asumen automáticamente que donde una multitud de miles de pronto desciende en un edificio de la iglesia y dejarlo vacío para escucharlos predicar en video, es causado por su talento único, poderosas exposiciones, y el apetito de la congregación por la verdad. Para no ser acusado de hacer generalizaciones, uno de los hombres en el panel, un conocido defensor de sus sermones que se transmiten en vivo a otras iglesias, explicó que fue abordado por un pastor local con una iglesia de 35 años, preguntando si su iglesia pudiera transmitir sermones mega-pastor. En menos de dos años, “1500 personas”, llenaron el edificio donde una vez asistieron solamente 35. Una vez más, el predicador popular, concluyó que la combinación de sus dones y el apetito doctrinal de la gente hicieron que todo sucediera. Por otra parte, lamentó el hecho de que alguien tuviera problema con estos resultados, ya que, y estoy parafraseando, “¿Por qué alguien tendría problema con más gente que viene a la iglesia para escuchar la palabra de Dios predicada?”

Este es precisamente el tipo de conclusión repentina que debilita nuestra capacidad de discernir. ¡Nada debe ser asumido, simplemente porque las multitudes quieren escuchar a un predicador en particular! Los falsos maestros hablando mentiras pueden obtener los mismos resultados. Joel Osteen cuenta con la mayor congregación en el país, y su público cree que su talento es inigualable. Es evidente, sin embargo, que hace cosquillas a sus oídos y ¡lo elevan por ello! La gran multitud de Osteen, su estilo de comunicación popular, y sus sermones moralistas mezcladas con generalidades bíblicas no son prueba de sus dones espirituales verdaderos o el apetito de su congregación por la verdad. Es peligroso asumir que el crecimiento acelerado numérico y la oratoria de moda son señales claras de exposición bíblica dotada y de madurez de la congregación. De hecho, como dije en mi post original, 2 Timoteo 4:3 advierte de un momento en que la gente en la iglesia se instalarán los maestros que “teniendo comezón de oídos” porque ya no tolerará sin rodeos la doctrina bíblica. Siendo ese el caso, ¿cómo la Iglesia discierne una tendencia peligrosa si seguimos tercamente señalando el atraer a las masas en defensa de la enseñanza superficial?


Cualquier tipo de público espiritualmente superficial, sin ningún deseo de enseñanza seria de la Biblia, puede popularizar a un predicador cuyo “estilo” y contenido es igualmente superficial. Donde yo vivo, muchas congregaciones promueven a sus predicadores como “talentoso a todas luces”, y el predicador, al ver las multitudes, asume que tiene dones únicos y que su público ama la verdad. Pero tampoco se puede probar su caso por esas pruebas solamente. El público insípido hace al predicador popular mediante la elección de exaltar su ministerio precisamente por sus “pláticas” con poca profundidad espiritual. Y el predicador igualmente diluido atrae a la audiencia por rascado en donde les pica. En estos casos, es ceguera asumir que las multitudes se sienten atraídos por los dones del predicador, cuando todo lo que realmente ocurrió es un poco de consumismo a la antigua. ¡La gente buscó lo que quería, lo encontró, y lo compró! Es igualmente de ciegos asumir que el predicador está “superdotado” o es profundamente “expositivo” cuando todo lo que realmente sucedió es que se encontró con un público tan superficial como él.

Me temo que algo similar está ocurriendo hoy entre los verdaderos creyentes evangélicos. Al igual que con otras épocas de la historia de la iglesia cuando la predicación se despojó lentamente de su precisión, claridad y profundidad doctrinal, muchas congregaciones contemporáneas poco a poco han sido privadas de lo mismo. El problema es que ellos no lo saben. La erosión ha sido demasiado sutil. Las orillas del río han sido poco a poco comprometidas en el fundamento, mientras que los campistas felices hacen fiesta en el borde de las rugientes aguas del. Y es sólo cuestión de tiempo antes de que el suelo ceda. La gente de hoy con mucho gusto se sienta a través de sermones que, si no fuera por alguna referencia a un pasaje o versículo, son poco más que los discursos de motivación que han sido básicamente elaborados a partir de experiencias de la vida y una mezcla de verdad y opiniones terrenales. Si alguna vez ante su falta de doctrina o profundidad teológica, los maestros constantemente anuncian con bombo y platillo su aumento de números como garantía de ministerio. Con confianza, deducen que detrás de un gran número está un expositor extraordinariamente dotado “llevarlo como ningún otro.” Me preocupa que en muchos casos, ni los dones del predicador, ni su capacidad expositiva, ni el amor de la congregación por la verdad definitiva tengan algo que ver con el bombo y platillo. A menudo es el resultado de un liderazgo carente de entendimiento el igualmente falto de entendimiento, sin de verdad estar “nutrido con las palabras de la fe y de la sana doctrina” (1 Timoteo 4:6).


¿Hay alguna manera en que podemos saber si una persona está verdaderamente dotada para enseñar o no? Creo que si la hay. Los dones de gracia del Espíritu son específicos y muy poderosos “capacidades” expresadas de manera única a través del servicio obediente de todos los creyentes (1 Pedro 4:10 ff). Lo que hace estos dones únicos es que el Espíritu utiliza nuestra propia personalidad, nuestra capacidad mental, nuestro crecimiento espiritual cada vez mayor, y nuestra creciente habilidad en la palabra, infundiendo con un poder sobrenatural para fortalecer la fe de otros. Los dones de enseñanza son las capacidades dadas de forma clara y convincente en la articulación de la verdad de Dios. Algunos hombres y mujeres pueden aprehender la verdad bastante bien, pero no de manera sistemática y persuasiva volver a enseñar lo que saben. Inexplicablemente, la verdad que tan claramente captan en su mente y su corazón se revuelve cuando sale de su boca en un ambiente de ministerio. Hay otros que parecen ser capaces de presentar con claridad lo que enseña la Biblia, pero no tienen capacidad para extraer consecuencias trascendentes e ideas para la edificación de los demás. En estos casos, no hay absolutamente ninguna vergüenza en florecer en otro lugar en el jardín de Dios. Él, sin embargo, únicamente “conectar” las mentes y las disposiciones de algunos para pensar acerca de la verdad y para enseñar en maneras que el resto de nosotros fácilmente entendemos y ser efectivamente obligados.


 

Es cierto que la habilidad de un maestro y la madurez son factores por los que llevan responsabilidad, mientras que la aptitud cruda y la personalidad son una cuestión de cómo Dios elige “conectarlos”. Los predicadores, por lo tanto, pueden perfeccionar sus habilidades y el carácter piadoso, pero en última instancia, es Espíritu que capacitando lo que permite que el predicador llegue a los distintos niveles de influencia. Cuando empezamos a definir o evaluar la superdotación por criterios superficiales, tales como la atracción de las masas o el estilo de comunicación perdemos la objetividad y la adopción de las falsas nociones de “predicación poderosa.” Entonces, ¿Cuáles son las señales más básicas del “don de enseñanza”? Bueno, ellas no tienen nada que ver con el número de oyentes, o con llenar rápidamente un edificio de la iglesia una vez vacío, o con la cantidad de descargas de sermones, ventas de libros, y las ubicaciones multi-sitio de las que se jacta un predicador. Estas son muy simples:

a) ¿Es el maestro capaz de expresar con claridad la verdad bíblica a los demás para que el oyente entienda exactamente lo que Dios quiere y capta la forma de aplicar la verdad para su beneficio espiritual?

b) ¿Es el maestro capaz de refutar de manera clara y definitiva el error doctrinal sutil y evidente para que las ovejas estén protegidos de la confusión o el engaño?

c) ¿Es el maestro capaz de llevar con claridad la visión espiritual profunda y edificante de la Palabra de Dios a las necesidades específicas de los creyentes de modo que aumente el discernimiento espiritual y se vea obligado a obedecer a Cristo?

Fuera de lo anterior, realmente no hay más marcas objetivas de un “predicador talentoso.” Los “estilos” de oratoria van y vienen. Los apetitos de la audiencia difieren mucho de iglesia en iglesia. La personalidad del predicador puede ser para todos “taza de té”, hoy y mañana no hay nadie. De hecho, llenar los edificios es relativamente fácil, como el enfoque pragmático de ‘dales lo que piden’ ha demostrado durante las últimas cuatro décadas.

El trabajo más duro de apacentar y pastorear verdaderamente las ovejas del Señor, exige mucho más que el vértigo apresurado sobre el destello de popularidad.


Volver a Otros Autores | Volver a Prédicas

   

Página 4 de 21

Prédicas más recientes en SounCloud

 

 

 

 

 

Instituto Bíblico

Personas Online

Tenemos 31 invitados conectado(s)

Síguenos

Enlaces de interés

Casa de Oración México