Prédicas

Tema: Los Espectáculos Cristianos y el Circo Romano

Por Osvaldo Paiva.

TEMA: Los Espectáculos Cristianos y el Circo Romano 



Proverbios 10:23  “Al tonto lo divierte la maldad; al sabio lo entretiene la sabiduría”.

En el año 72 d. C., Vespasiano inició la construcción del mayor monumento a la muerte en el vasto Imperio romano, el anfiteatro de Flavio, conocido hoy como el Coliseo. Su construcción tomaría ocho años, y se convertiría en el principal anfiteatro para los combates de gladiadores durante los siguientes cuatro siglos. Vespasiano deseaba hacer grandes obras para iniciarse con buen pie en el trono y borrar la imagen que Nerón había dejado tras de sí.
 


Capaz de albergar unos cincuenta mil espectadores y cubierto por un enorme dosel, el anfiteatro reflejaba en la distribución de sus asientos la estratificación de la sociedad romana. Los que estaban cerca de la arena eran el Emperador y los senadores, y a medida que se ascendía se situaban los estratos inferiores de la sociedad. Pero era bajo la arena del anfiteatro donde se creaba la magia. Las subestructuras debajo de la arena eran usadas para efectos especiales, para mostrar escenografías en medio del espectáculo, y para dejar salir animales inusuales en pleno combate. Se buscaba llevar este espectáculo a niveles que no se habían visto hasta el momento. Su elaborada decoración y complejos dispositivos hacían del anfiteatro un goce visual para el público romano, pero este estadio era en realidad una gigantesca máquina para la ejecución pública de animales y de personas.

Un día típico de espectáculos en el anfiteatro de Flavio se iniciaba con las menationes, la cacería de bestias salvajes. Los bestiarios, gladiadores especialmente entrenados, luchaban contra osos, leones y toros. La cacería de bestias salvajes cobró tanta popularidad que se creó una industria que importaba animales nuevos y exóticos para exhibirlos en la arena. De todos los rincones del Imperio se traían tigres y jirafas, antílopes y avestruces, mientras más exóticos los animales mejor y las cantidades eran sorprendentes. Durante las ceremonias de inauguración del anfiteatro de Flavio, en el año 80 d. C., patrocinadas por el emperador Tito, se sacrificaron nueve mil animales durante cien días de celebración. Pero la carne de estos animales no se desperdiciaba, la mayoría se regalaba en sorteos organizados durante las pausas en los días de espectáculo.

Al mediodía se realizaban las ejecuciones de criminales y cristianos. En la tarde, llegaba el momento estelar, las luchas entre gladiadores de élite, el evento principal. Ellos entraban a la arena en medio de una gran procesión donde exhibían sus armas y atuendos ante la bulliciosa multitud.



Los combates individuales eran dirigidos por los lanistas, los entrenadores de gladiadores, cuya misión era detener el combate antes de que uno de los gladiadores muriera.

Cuando un gladiador resultaba herido y no podía continuar luchando, le mostraba dos dedos al emperador como una petición de clemencia. Si el gladiador había combatido con gallardía, entonces se le permitía volver a luchar. Los gladiadores pocas veces combatían hasta morir. Un gladiador era un recurso extremadamente valioso, como un caballo de carreras. No se desperdiciarían estos recursos asesinándolos en masa
(Fuente: Wikipedia).

Es muy importante saber que los romanos fueron los primeros en organizar espectáculos de entretenimiento y diversión para las masas. Los vencedores gozaban de una efímera gloria. Eran adorados por las mujeres y sus nombres figuraban en los grafitis que ya en ese entonces ensuciaban los muros. En Roma el deporte era un elemento entendido sobre todo como una diversión social, concebido como espectáculo público por y para el Estado. En ese sentido era un elemento utilizado para manipular a las masas.

Notablemente en la Biblia no existe ninguna alusión referente a la organización de espectáculos para divertir y entretener a la gente ni por los dirigentes de Israel, ni por la iglesia cristiana en ninguna época, salvo en estos últimos quizá treinta o cuarenta años. Pero como hemos visto, su origen es a todas luces tétrico e inhumano.

Los primeros espectáculos populares masivos estuvieron relacionados con el morboso placer de la gente por ver sangre, mutilaciones, tortura y muerte de animales y de personas, siendo declarados vencedores aquellos que terminaban vivos por haber asesinado a más oponentes y luego los mismos se transformaban en héroes para el pueblo.

Así como no existen antecedentes de haberse usado ningún tipo de espectáculo de entretenimiento, ni en el antiguo Israel, ni por la iglesia cristiana para diversión y entretenimiento de sus miembros, o para evangelizar a los incrédulos, sin embargo si existen antecedentes de hijos de Dios y cristianos que fueron hechos espectáculo para divertir a los paganos.

En Jueces 16:25 “Cuando los filisteos vieron a Sansón, todos adoraron a su dios diciendo: « ¡Este hombre destruyó a nuestra gente! ¡Este hombre mató a muchos de nuestros hombres! Todos estaban muy contentos en la celebración y gritaban: «Saquen a Sansón para que nos divierta». Así que trajeron a Sansón, lo obligaron a pararse en medio de las dos columnas del templo de Dagón y todos se rieron de él”. Sansón fue hecho un espectáculo para diversión de los filisteos.

La crucifixión de Jesús fue un espectáculo esperado para cientos de personas que pasaron momentos entretenidos saciando su morbosa crueldad:
“La gente estaba allí mirando; y hasta las autoridades se burlaban de él, diciendo: –Salvó a otros; que se salve a sí mismo ahora, si de veras es el Mesías de Dios y su escogido. Los soldados también se burlaban de Jesús. Se acercaban y le daban a beber vino agrio” Lucas 23:35-36. DHH.

Miles de cristianos fueron devorados por las fieras y asesinados a golpes y con espadas en el coliseo romano para diversión de los gobernantes y del pueblo. Otros miles fueron crucificados y aún muchos quemados vivos sirviendo de antorchas humanas. Para dar un escarmiento Nerón mandó que clavaran a cientos de cristianos en cruces y los quemaran para servir como antorchas, mientras él se divertía viendo el espectáculo desde el balcón de su palacio.

En las épocas siguientes de la historia, las masacres y asesinatos en público de cristianos continuaron acusándoseles de herejes, de sedición, de brujería y fueron brutalmente asesinados en hogueras, ahorcados, decapitados y desmembrados ante un público entretenido con el horrendo espectáculo. Pablo dijo con verdad absoluta:
“Pues me parece que a nosotros los apóstoles, Dios nos ha dado el último lugar, como si estuviéramos condenados a morir frente a todos. Parece como si fuéramos un espectáculo para todo el mundo, tanto para los ángeles como para los humanos. 2Corintios 4:9. PDT.

Pienso que participar de espectáculos públicos como conciertos, competencias deportivas, y otros eventos similares, para pasar un momento entretenido y divertirse sanamente, no es pecado para los creyentes, en absoluto. Pero sí me parece algo tan incongruente y de mal gusto que la iglesia organice espectáculos públicos para atraer a las masas con el supuesto objetivo de predicarles el evangelio. ESO SI ME PARECE UNA OFENSA PARA CRISTO.

Hacer del evangelio que costó la terrible muerte de Jesús en una horrible cruz, un espectáculo para el mundo, tiene que ser una de las peores ofensas al sacrificio vicario ofrecido por el Señor, como víctima inocente por nuestros pecados ¿Cómo nos hemos atrevido a rebajar tanto la muerte expiatoria de Cristo, el evento más trascendente de todos los tiempos? ¿Invitar a los incrédulos a un concierto cristiano para presentarles el evangelio, ofreciéndoles como aliciente lo que ellos desean, entretenimiento y diversión, puede glorificar a Dios? ¿No es al contrario pisotear la sangre de Jesús? 



Y hasta se promueven diferencias como en el circo romano, vendiendo entradas vip platino, oro, plata y graderías para los cristianos de las más bajas categorías, ¿no es esto hacer acepción de personas? ¿No ha de castigar esto el Señor? Pero esta abominación no termina allí, sino que, tal como los gladiadores del coliseo, también los cantantes ganadores de Grammys y otros premios se han vuelto ídolos para el pueblo ¡Y se los promociona como tales!

Pero aún se han inventado otros tipos de entretenimiento para atraer a los que no desean nada de Dios a las iglesias como por ejemplo fiestas góspel, competencias góspel, desfiles de modas góspel. Hasta ya algunos se han convertido en humoristas /evangelistas para que las personas acepten ser cristianas. EL ENTRETENIMIENTO ES EL NUEVO BECERRO DE ORO DE LA IGLESIA.

La muerte de Jesús nunca fue tan rebajada por la iglesia apóstata como en estos últimos tiempos: “Porque como muchas veces les he dicho, y ahora lo repito llorando, muchos viven como enemigos de la cruz de Cristo. Ellos viven de una manera que los está llevando a la destrucción. Su religión consiste en complacerse a sí mismos. Presumen de hacer lo que debería darles vergüenza y sólo tienen la mirada puesta en las cosas terrenales.” Filipenses 3:19. PDT.


Volver a Temas Varios |  Volver a Prédicas 

 

Tema: Ratzinger en Acción

Por Miguel Rosell Carrillo

TEMA: Ratzinger en Acción


Lamentablemente, el falso obispo de Roma actual está a por aparecer por nuestra tierra, España. Miles y miles de personas están siendo engañadas por ese hijo del diablo. No tengo por menos que expresarme de este modo.



Veamos un poco acerca de este posible precursor del Falso Profeta.

BENEDICTO XVI (1927-) De nombre común Joseph Alois Ratzinger, nacido Marktl am Inn en Baviera (Alemania), fue elegido como el 265º papa  el 19 de abril de 2005 por los cardenales que votaron en el cónclave del 2005 tras el fallecimiento de Juan Pablo II.

Ratzinger había sido nombrado cardenal por Pablo VI en 1977 y sirvió como asesor teológico durante el Concilio Vaticano II. En 1981 fue nombrado prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, (el sucesor del Santo Oficio o Santa Inquisición) por Juan Pablo II, quien lo nombró Decano del Colegio Cardenalicio y, como tal, cardenal-obispo de Ostia en 2002.

"Ratzinger de joven haciendo el saludo hitleriano. El perteneció a las juventudes de Hitler"
"Ratzinger con la cruz torcida, símbolo satanista de burla a Cristo"


El, al igual que su antecesor, está trabajando arduamente hacia “la construcción de un Nuevo Orden Mundial” y ya todos a estas alturas sabemos lo que en realidad significa ese manido “Nuevo Orden Mundial”; el Orden del Anticristo. En abril de 2005, Ratzinger fue incluido en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time.

Joseph Ratzinger, se convirtió en Abril del 2005 en el primer papa alemán después de casi mil años, y no hay que olvidar que (Baviera) Alemania, es la cuna del nazismo, y que Adam Weishaupt, jesuita de alto rango, “inició” de puertas para afuera allí la orden de los Illuminati en 1776. Es sabido que esta organización – junto con muchas más y operando piramidalmente - desde sus inicios promueve el establecimiento de un gobierno de orden mundial, llamado Nuevo Orden Mundial, y que una vez establecido dicho orden mundial, entonces Lucifer presentaría a todos al gran mesías para todas las religiones.

Esta organización hoy en día es sumamente influyente en todos los poderes políticos del mundo, y tiene dominio total de la deuda externa del planeta tierra; en otras palabras las instituciones bancarias está subordinadas a ellos, así como los gobernantes políticos de las naciones. Esta organización se le conoce como la principal de la masonería, y su dios es Lucifer – es decir – el diablo (aunque no lo reconozcan así); son por tanto, luciferinos.

Ratzinger ha cambiado su discurso desde los tiempos en que era jefe de la Inquisición hasta ahora como papa. Actualmente, los esfuerzos de ese hombre hacia la causa ecuménica hubieran sido increíbles de pensar, sólo unos pocos años atrás.

"Ratzinger queriendo agradar, hasta el punto de caer en el ridículo"






Benedicto XVI ha sido el primer papa en visitar la Cúpula de la Roca, uno de los lugares más sagrados del Islam. Benedicto XVI se convirtió en el primer papa que entrara en la mezquita de la Cúpula de la Roca, en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. El papa fue recibido a la entrada de la mezquita por el Gran Mufti de Jerusalén, Mohammed Hussein. Como se usa por tradición en los lugares santos musulmanes, el papa se descalzó para entrar en el lugar de oración. Benedicto XVI pronunció después un discurso en la Explanada de las Mezquitas, ante altos responsables religiosos musulmanes.

Todo esto hubiera sido absolutamente inverosímil históricamente hablando.  

Me dirijo por un momento a los lectores católicos; ustedes creen que el apóstol Pedro fue el primer papa romano (lo cual no es cierto), pero, ¿Se imaginan a Pedro en comunión con los paganos? Obviamente, no.

Todo ello redunda en algo absolutamente novedoso en el catolicismo desde el Concilio Vaticano II, y obedece a la consecución del plan B jesuita, que se corresponde con lo que el libro de Apocalipsis nos muestra, acerca de la unión de las religiones en una gran iglesia mundial, y a la cabeza ese hombre de pecado que exaltará al cristo de Satanás (Ap. 13: 11ss).

¿Será Ratzinger el Falso Profeta? Todavía no lo sabemos. En cuanto a su vida natural le que da poco ya, así que no es probable que llegue a serlo. No obstante, me atrevo a pensar que el próximo falso obispo de Roma lo llegue a ser. El tiempo es extremadamente corto ya.

Dios les bendiga. 


Volver a Otros Autores |  Volver a Prédicas 

 

Tema: La Necedad del Amor al Dinero en la Iglesia

Por Osvaldo Paiva

Tema: La Necedad del Amor al Dinero en la Iglesia



¿QUIEN ES EL VERDADERO DIOS DE MI IGLESIA?



"No amontonen riquezas aquí en la tierra, donde la polilla destruye y las cosas se echan a perder, y donde los ladrones entran a robar. Más bien amontonen riquezas en el cielo, donde la polilla no destruye ni las cosas se echan a perder ni los ladrones entran a robar. Pues donde esté tu riqueza, allí estará también tu corazón.” Mateo 6:19-21. DHH.

Una de las características más notables de esta sociedad posmoderna es la creciente insatisfacción de la gente. Nadie parece estar contento con lo que tiene. Desean de todo corazón casarse, luego se casan y un tiempo después se sienten insatisfechos y terminan divorciándose; sueñan con tener hijos, luego los tienen y mientras son niños están contentos, pero luego crecen se vuelven rebeldes y terminan lamentándose por haberlos traído al mundo; quieren una casa, se esfuerzan trabajando, se endeudan y la compran; pero un tiempo después ya no les gusta y procuran venderla nuevamente para comprar otra mejor.

Todo el tiempo las personas se quejan porque no tienen lo que quieren, pero no disfrutan de lo que sí tienen. Así viven, en una insatisfacción constante, pues nada les satisface por mucho tiempo, siempre están anhelando cosas nuevas, sensaciones nuevas, experiencias nuevas. Este estilo de vida ha crecido aún más con el aumento permanente de los bienes de consumo. Todos los días aparecen nuevos productos en el mercado, nuevos modelos, nuevas marcas, nuevos inventos, nuevas tecnologías y nuevas formas de placer y de entretenimiento. Todo cambia tan rápido, que en un año cualquier cosa pasa de moda y pierde su valor porque ya no satisface los deseos y ambiciones de la gente. Pero esta creciente insatisfacción está llevando al mundo a un caos sin precedentes, afectando para mal a toda la humanidad.

“El que ama el dinero, siempre quiere más; el que ama las riquezas, nunca cree tener bastante. Esto es también vana ilusión, porque mientras más se tiene, más se gasta. ¿Y qué se gana con tener, aparte de contemplar lo que se tiene?” Eclesiastés 5:10-11. PDT.  Todas las cosas que más desean las personas en el mundo cuestan dinero, y el dinero que se posee nunca es suficiente para satisfacer todo lo que el corazón de los hombres anhela en esta vida. Por más que trabaje, se esfuerce, ahorre, invierta y gane es imposible que esté satisfecho por mucho tiempo. El amor al dinero es insaciable.

¿Cuál es la raíz de toda insatisfacción en el mundo? El orgullo, la codicia, y el amor al dinero. La persona orgullosa quiere poseer riquezas y prestigio para elevarse por encima de otros y ser admirado; el codicioso desea tener lo que otros ya tienen; y el que ama el dinero se vuelve avaro, idólatra y genera todo tipo de males en su entorno y en sociedad. Los robos, asesinatos, guerras, hambrunas, injusticias y toda la corrupción e inmoralidad en el mundo son generados por la falta de contentamiento: “En cambio, los que quieren hacerse ricos caen en la tentación como en una trampa, y se ven asaltados por muchos deseos insensatos y perjudiciales, que hunden a los hombres en la ruina y la condenación. Porque el amor al dinero es raíz de toda clase de males; y hay quienes, por codicia, se han desviado de la fe y se han causado terribles sufrimientos.” 1Timoteo 6:9-10. PDT.

Pero esta insatisfacción propia del mundo también ha llenado la iglesia cristiana, donde abundan cada vez más los orgullosos, codiciosos y avaros. Estas personas que se dicen creyentes andan buscando mensajes que les produzcan nuevas emociones, quieren experiencias nuevas, porque los mensajes Cristo céntricos los aburren. Ellos desean oír cuanto Dios les ama, y cuanto desea prosperarlos, y motivarlos a llevar una vida de éxitos, con abundancia de bienes terrenales. Y se han levantado pastores para predicarles exactamente lo que ellos desean escuchar: “Porque va a llegar el tiempo en que la gente no soportará la sana enseñanza; más bien, según sus propios caprichos, se buscarán un montón de maestros que solo les enseñen lo que ellos quieran oír. Darán la espalda a la verdad y harán caso a toda clase de cuentos.” 2Timoteo 4:3-4. PDT.

Así para satisfacer los caprichos de esta gente insatisfecha con Dios, el mismo Satanás ha levantado a estos pastores entre quienes podemos citar a Benny Hinn quién aseguró: “Dios quiere que seas rico ¿Quién dijo que Jesús era pobre? No, Jesús era muy rico”. Marcos Witt también predica lo mismo: “Yo le digo a mi hijo: Hijo, usted va a ser millonario – pero papá ¿eso está bien? – Claro hijo – y se lo repito – hijo usted va a ser millonario. Y ahora ya se lo cree ¿Por qué no vamos a decretar eso sobre la vida de nuestros hijos?”. Cash Luna en uno de sus mensajes favoritos dice: “Hay poder en nuestra boca, poder para decretar y hacer que las cosas sucedan” Así cientos de predicadores y maestros en todo el mundo, enseñan que el dinero y el bienestar terrenal son los mejores favores de Dios para sus hijos. Son en realidad siervos de Mamón.

Ante la creciente insatisfacción de las personas que se congregan en iglesias cristianas y otras tantas que buscan la solución a sus problemas familiares y financieros por medio de la Biblia, estos predicadores que han adquirido fama y notoriedad al hacerse eco de la necesidad de muchos evangélicos, que se hastiaron de escuchar sobre el pecado, la ira de Dios, la segunda venida de Cristo, del infierno, y de nuestro hogar en el cielo. Ellos han cambiado el mensaje de la Biblia, por mensajes positivos, de motivación, del amor incondicional de Dios hacia la humanidad, y de que nuestra mejor vida es aquí y ahora.

Joel Osteen dijo a un periodista: “Nuestra iglesia acoge a todas las personas que vienen cargadas con sus problemas, que están desanimadas y necesitan recibir algo que los motive, que les devuelva la esperanza. Nosotros les damos mensajes positivos, llenos de ánimo y motivación de la palabra de Dios que los ayude a vivir una vida mejor y les funciona. Por eso vienen otra vez y están agradecidos porque sus vidas han mejorado”. Pero si analizamos los mensajes de estos predicadores y autores veremos que sus enseñanzas tienen por finalidad que la gente reciba la satisfacción que el mundo busca, y que está relacionada con el dinero y la obtención de cosas materiales. Y lo más triste es que esta satisfacción siempre es temporal.

El problema de las multitudes es, que si bien manifiestan deseos de ser hijos de Dios, no están dispuestos a dejar de amar el dinero y las cosas materiales. Desean amar a Dios y también amar al dinero. Y eso es imposible: “Nadie puede servir a dos amos, porque odiará a uno y querrá al otro, o será fiel a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y a las riquezas.” Mateo 6:24. PDT. Es deshonesto que se ofrezca a las personas cosas que Dios no ha prometido en prioridad para sus hijos.

Porque Dios ha fijado sí un castigo para todos aquellos que aman el dinero y el mucho tener: “En este mundo hay otro mal muy común entre los hombres, según he podido ver: Dios les da a algunos abundantes riquezas y esplendor, y nunca les falta nada de lo que desean; pero no les permite gozar de todo ello, sino que otros lo disfrutan. ¡Esto es también una ilusión vana y realmente lamentable!”. Eclesiastés 6:1-2.PDT. Es triste que pastores y maestros mientan a sus miembros enseñándoles a amar a Dios y al mismo tiempo a Mamón.

La insatisfacción o la incapacidad de disfrutar de todo lo bueno que se tiene, es la maldición que pesa sobre los que rechazan a Dios en el mundo y sobre los que le rechazan también en la iglesia: “¿Y acaso para ustedes sí es tiempo de vivir en casas lujosas, mientras que mi templo está en ruinas? Yo, el Señor todopoderoso, les digo que piensen bien en su conducta. Ustedes siembran mucho, pero cosechan poco; comen, pero no se sienten satisfechos; beben, pero se quedan con sed; se abrigan, pero no entran en calor; y el que trabaja a jornal, echa su salario ensaco roto.” Hageo 1: 5-6. PDT.

La satisfacción de los hijos de Dios es completa y radicalmente diferente a lo que disfrutan los que no conocen a Dios ¿Saben cómo Dios nos permite disfrutar de todo aquí en esta vida? “Todos los que tengan sed, vengan a beber agua; los que no tengan dinero, vengan, consigan trigo de balde y coman; consigan vino y leche sin pagar nada. ¿Por qué dar dinero a cambio de lo que no es pan? ¿Por qué dar su salario por algo que no deja satisfecho? Óiganme bien y comerán buenos alimentos, comerán cosas deliciosas.” Isaías 55:1-2. PDT. La satisfacción justa y verdadera que Dios da a todos sus hijos por igual no se puede comprar con dinero.

Les doy unos ejemplos: El que ama el dinero puede disfrutar en forma temporal de la hermosa casa que compró para su familia; Dios al que ama, le permite disfrutar siempre de su familia en una casa. El que ama el dinero puede disfrutar de unas preciosas vacaciones en una playa paradisiaca por unos pocos días; Dios al que ama le da el gozo de disfrutar todos los días de su creación en cualquier lugar. El que ama el dinero puede comprar la mejor educación para sus hijos y prepararlos para un futuro de éxito en el mundo. Dios al que ama le da en forma exclusiva la posibilidad de educar a sus hijos para que alcancen la salvación y una vida de éxito de aquí a la eternidad.

Esta es la gran diferencia. Dios es justo, el dinero es injusto. Dios da la misma satisfacción a todos sus hijos, el dinero da más satisfacción solo al que tiene más. Dios permite un gozo permanente a todos sus hijos, el dinero termina frustrando a todos los que le aman. Finalmente todo lo mejor que Dios nos da para disfrutar en esta vida no se puede comprar con dinero, y lo que se compra con dinero Él nos da como complemento: “Ya no se preocupen por lo que van a comer, o lo que van a beber, o por la ropa que se van a poner. Sólo los que no conocen a Dios se preocupan por eso. Ustedes tienen como padre a Dios que está en el cielo, y él sabe lo que ustedes necesitan. Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.” Mateo 6:31-33. TLA.


Volver a Temas Varios |  Volver a Prédicas 

   

Tema: Los Buenos Deseos de Dios y Mis Buenos Deseos para Mí

Por Osvaldo Paiva

TEMA: Los Buenos Deseos de Dios y Mis Buenos Deseos para Mí


“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis”Jeremías 29:11.

Dios desea buenas cosas para nosotros, eso no se puede dudar: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” Mateo 7:11.


Existe desde hace tiempo en la iglesia una enseñanza muy difundida que afirma que Dios desea darme todo lo bueno que yo quiero para mi vida. Todas las cosas buenas que yo deseo para mí en esta vida, Dios también desea dármelas. Tengo nada más que pedirlas y las voy a tener. Y el pasaje por excelencia usado para afirmar esta enseñanza es “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” 3 Juan 2.




¿Cuáles son las cosas buenas para mí? ¿Y cuáles son las cosas buenas para ti? Bueno, es posible que coincidamos en algunas cosas importantes, por ejemplo:La prosperidad material “…deseo que tú seas prosperado en todas las cosas” Muchas personas cuando escuchan a un pastor decir: “Hermanos, Dios quiere que todos ustedes sean ricos, que tengan abundancia de todo, que sus negocios prosperen, que seas promocionado a un cargo superior, que seas un líder de éxito, para la gloria de Dios, ¡aleluya!” Eso suena maravilloso y muy motivador ¿Verdad? Porque cuando lo lees en la Biblia y te lo explican de esa manera no puedes dudar. Y si te ponen como ejemplo la prosperidad de Abraham, David y Salomón, no puedes más que saltar dándole gloria a Dios.

Otra de las cosas que Dios quiere es que todos podamos gozar de buena salud: “…Y que tengas salud” Los cultos y campañas de sanidades y milagros tienen un atractivo muy grande sobre la gente, especialmente aquellas que sufren enfermedades crónicas o están impedidas físicamente ¿Quién es la persona que no tiene algún familiar enfermo? Entonces cuando se oye la siguiente publicidad: “Venga por su milagro… venga y sea sano por el poder de Dios” muchos son irresistiblemente atraídos y cuando escuchan: “Ciertamente él llevó nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores…” ¿Quién resistiría no entregarse completamente al Señor?

También Dios desea que disfrutemos del amor, comenzando por Él mismo, el amor de nuestro cónyuge, de nuestros hijos, hermanos, padres y amigos. Las personas que se sienten incomprendidas, rechazadas, heridas y maltratadas necesitan palabras de aliento, de amor, de esperanza, que les levanten el ánimo, que les den nuevas motivaciones en sus vidas. Un hábil predicador debe saber cómo aprovechar al máximo los problemas inherentes con la falta de amor de las personas: “Dios te ama…desea restaurar tu matrimonio…desea sanar tus heridas…quiere abrazarte, consolarte y darte un lugar de honra…etc.” Palabras más, palabras menos, pueden obrar un efecto mágico en el corazón de la gente: “Porque de tal manera amó Dios al mundo…”.

Según la forma en que se usen las palabras, el tono, las repeticiones y afirmaciones, acompañadas del ambiente y la música apropiada, ellas pueden fácilmente manipular las emociones de las personas predispuestas a ser sugestionadas, para que lleguen a sentir cosas que el orador o predicador desea que sientan. Para lograr el efecto deseado se pueden usar como respaldo frases, o pensamientos inspirados de personas famosas, incluyendo también palabras de la Biblia. Este poder persuasivo se ha usado siempre y con gran éxito por los grandes ilusionistas y líderes carismáticos de todas las épocas.




Si usted es una persona observadora y un poco estudiosa del tema, fácilmente se dará cuenta de cómo usan estas técnicas algunos grandes predicadores de multitudes, llamados apóstoles y profetas. Ellos pueden manipular con extraordinaria habilidad las emociones y las necesidades del público que los oye,haciéndoles creer que es el Espíritu Santo el que está obrando. El éxito de los mismos es seguro porque es muy difícil para las personas no espirituales o inmaduras darse cuenta del engaño.

Porque la base del engaño está en hacer que nuestros deseos sean exactamente iguales a los deseos de Dios. Es decir, que si alguien me puede convencer de que Dios me quiere ver rico, pues lo voy a seguir ciegamente, y por supuesto voy a hacer lo que me diga, hasta que los buenos deseos de Dios se cumplan en mi vida, y él se glorifique en ellos.Si la buena voluntad, agradable y perfecta de Dios para mi vida es que sea siempre sano, y un predicador me convence de que puedo por la fe recibir sanidad completa y para siempre de cualquier dolencia, pues es lógico que lo siga y le obedezca en todo lo que me mande, especialmente si padezco de alguna enfermedad.

Un predicador elocuente y hábil en el uso de pasajes claves de las Escrituras, puede fácilmente persuadir a sus oyentes de que Dios desea cumplir exactamente todos los buenos deseos que ellos tienen para sus vidas. Con esto no es difícil entender por qué tanta gente hoy se ha hecho cristiana, pero con un arrepentimiento falso, por conveniencia, para que Dios les cumpla todos sus buenos deseos, porque esa es su voluntad.




“¿Cuántos quieren ser sanos; cuántos quieren ser prosperados; cuántos desean tener éxito en todo lo que emprendan?”
Todos “¿Y qué tienen que hacer para recibir todo eso? Solo deben recibir a Cristo como Señor y Salvador, pidiendo perdón por sus pecados y ya está” Con este tipo de predicación miles han entrado por la puerta ancha a las filas del cristianismo. Sin embargo este tipo de oferta del evangelio no tiene ningún sustento bíblico, porque no es el evangelio. El verdadero evangelio solo promete salvación por la fe al pecador arrepentido, sin ninguna otra promesa, ni de sanidad, ni de prosperidad, ni de solución a sus problemas terrenales que siempre son sus deseos más fervientes “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles; Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo; y recibiréis el don del Espíritu Santo” Hechos 2:37-38 ¿Qué iban a recibir? Es obvio que nada de sus buenos deseos.

Es interesante ver que algunas personas luego de convertirse a Cristo, en lugar de recibir todos sus buenos deseos para sí mismos, al contrario perdieron cosas buenas que tenían; unos perdieron a sus familias y amistades, otros se empobrecieron perdiendo sus bienes materiales, otros perdieron la salud y hasta algunos perdieron la vida por causa de Cristo. Vamos a ver algunos ejemplos:

La promesa de Jesús para Pablo: “El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre”Hechos9:15-16. Con seguridad los buenos deseos de Pablo para su vida no eran en ese momento iguales a los del Señor.

Moisés era un príncipe en Egipto, pero por causa de su llamamiento lo perdió todo, riquezas, prestigio y respeto. “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios, porque tenía la mirada puesta en el galardón”Hebreos 11:24-26. Moisés jamás recuperó la gloria que tuvo en Egipto, sino que descendió hasta la humillación total y el despojo absoluto de todos sus bienes.

Pablo una vez más nos relata el precio de ser cristiano. “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aún estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”Filipenses 3:7-9. ¿Es lícito presentar el evangelio a los incrédulos acomodando sus deseos a los deseos de Dios? Vemos que no, porque es mentira, es pecado.

Jesús mismo nunca prometió a sus oyentes darles lo que ellos deseaban, al contrario les dijo muy bien lo que les pasaría si le seguían: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa”Mateo 10:34-36.

El verdadero evangelio nos demuestra cuán diferentes son los buenos deseos de Dios comparado con los buenos deseos que tenemos para nosotros mismos. Aunque ciertamente las cosas buenas que deseamos las recibimos según la voluntad de Dios por añadidura, cuando aprendemos a buscar primeramente el reino de Dios y su justicia. Mateo 6:33.

Es absolutamente imposible manipular las emociones y necesidades de las personas con el verdadero evangelio. Porque es imposible que la gente lo acepte como algo bueno para sus vidas. Dios estableció que su evangelio sea una ofensa y locura para todos los que se pierden. Lo hizo de esa manera para que solo sus escogidos oigan con fe, se salven y los demás lo rechacen y sean condenados. “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden, pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios”1Corintios 1:18.

Hermanos, pastores, maestros, y evangelistas prediquemos el verdadero evangelio, dejemos de engañar a la gente haciéndoles creer que Dios desea darles una gran vida aquí en la tierra, cumpliendo todos sus deseos para gloria suya, con el propósito malvado de llenar nuestras iglesias. Prediquemos la verdad sin manipular las emociones y deseos de la gente para forzarlos a aceptar a un falso Cristo, haciéndolos entrar por la puerta ancha de la perdición ¡Arrepintámonos del falso evangelio que hemos estado predicando, mientras aún hay tiempo, antes que venga el juicio de Dios sobre todos nosotros!

Prediquemos las buenas nuevas del evangelio que incluyen primero la salvación absoluta y eterna,y secundariamente la posibilidad de sanidad física, riquezas y bienestar familiar, que son relativos, según la voluntad de Dios para cada uno de sus hijos. Prediquemos para que la gente vaya al cielo, no para que se deleiten en los placeres terrenales.

SOLO LOS DESEOS DE DIOS SON BUENOS, SOLO LOS DESEOS DE DIOS SON IMPORTANTES, Y TODOS MIS DESEOS AHORA SON SECUNDARIOS Y ESTAN SUJETOS A LA VOLUNTAD DE DIOS.


Volver a Temas Varios |  Volver a Prédicas 

 

Tema: Aprendiendo a Orar con Sabiduría - Parte 1

MENSAJE Nº 0063                     Domingo 24/07/11                Hora 09:30 – 17:00

SERIE: Viviendo Con Sabiduría

TEMA: Aprendiendo A Orar Con Sabiduría Parte 1



INTRODUCCION

¿Cuántos saben orar? ¿Cuántos oran bíblicamente? ¿Cómo debemos orar los hijos de Dios “Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo” 2Tesalonicenses 1:11-12. Esta es una muestra de cómo Pablo oraba por los tesalonicenses y a la vez por todos los creyentes. Existe una parte esencial en toda oración bíblica y debe ser también parte principal de nuestras oraciones diarias a favor nuestro y de otros.

¿Por qué cosas oramos? Si hacemos un análisis sincero de los motivos que impulsan a los cristianos a orar, nos vamos a dar cuenta, que tristemente, la mayoría de las oraciones elevadas a Dios son superficiales, egoístas y carnales. Las peticiones más fervientes de los creyentes en general son por su salud, sus finanzas, sus hijos, su trabajo, para pedir un auto nuevo, para pedir un esposo, para que su club favorito gane y otras similares. En sí mismas estas peticiones no son malas, pero demuestran la falta de conocimiento de Dios y un desinterés por voluntad para nuestras vidas.

La cuestión aquí es que desconocemos, o no nos interesa la lista de prioridades que el Señor Jesús nos enseñó a pedir cuando oramos. “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” Mateo 6:31 ¿Se dan cuenta de que lo material es lo que más nos preocupa en la vida? “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas” V.31-32.

La mayoría de los creyentes piden cosas que no son lo más importante que Dios quiere darnos. Somos como el niño de 5 años que primero pide la Coca Cola para comer la sopa de verduras “Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” Santiago 4:2-3. Somos tan egoístas que no nos importa lo que Dios quiere para nosotros.

Piensa por un momento ¿Por qué cosas estás pidiendo en tus oraciones? ¿Qué estás deseando que Dios haga con tu vida, con tu cónyuge; y con tus hijos, con tus hermanos, con tus padres, y con la iglesia? ¿Qué pides para ti, para ellos y para otros? Porque algunas veces para que se cumplan los propósitos de Dios es necesario que pasemos por tiempos de aflicción, para que aprendamos y maduremos; pero hay gente que nunca aprende.

¿Cuál es la primera prioridad de la oración bíblica? “Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento” 2Tesalonicenses 1:11ª.

1. QUE DIOS TENGA POR DIGNOS DE SU LLAMAMIENTO A TODOS POR LOS QUE ORAMOS

¿Tienes la certeza de que Dios te ha salvado? ¿Cuántos en tu familia aún no son salvos? Entonces: ¿Cómo debe orar una esposa por su esposo incrédulo, o por los hijos que están en el mundo y no le aman a Dios, o por sus padres, hermanos y otros parientes? “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” 1Timoteo 2:1-4. Este debe ser nuestro pedido más importante a Dios: para que todos nuestros seres amados sean llamados a la salvación.

¿Tu prioridad en la oración es que tus seres amados tengan salud, sean buenos en los estudios, tengan un buen trabajo y se porten bien? Pueden tener todo eso, pero si no llegan a salvarse, todas tus oraciones habrán sido en vano “Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” Mateo 16:26 Es mejor que no tengan nada en esta vida, pero que sí alcancen la vida eterna, porque ese es el deseo más importante de Dios para todos.

Si por ejemplo usted tiene hijos que todavía no son salvos y ora sobre todo, para que Dios les de salud, para que les guarde de todo mal, y tengan éxito en todo en esta vida; está orando en contra de la voluntad de Dios ¿Por qué? Porque Dios primero quiere que sean salvos, y es posible que para llegar a ser salvos algunos de tus hijos tengan que pasar por aflicciones, otros se enfermen y otros sufran muchas pérdidas “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14:22b) ¿Cuántos se convirtieron en el mejor momento de sus vidas?

“Ah, no pastor, yo cancelo todo mal sobre mis hijos y declaro que nunca el diablo les va a tocar y que serán bendecidos por Dios toda la vida” ¿Qué es más importante: que tus hijos sean siempre sanos y ricos, o que sean salvos, aunque para eso tengan que sufrir? La oración llena de sabiduría es esta: “Señor te pido, que todos mis hijos sean salvos, no importa lo que tengan que sufrir, si es tu voluntad para que se arrepientan, y dame sabiduría para no interferir cuando trates con cada uno de ellos”  Esta es la oración más importante que debemos hacer por todos los no salvos.

¿Saben cuál será el resultado de esas oraciones sobre tus parientes inconversos? Dios se va a manifestar a ellos primero cuando escuchen el evangelio para arrepentimiento; pero si no obedecen, se manifestará por medio de las aflicciones. De pronto tu esposo puede perder el trabajo, va a jugar fútbol con sus amigos y se rompe una pierna, o le asaltan en la calle, todo le comenzará a salir mal, hasta que vendrá desesperado a pedirte “Mi amor ora por favor por mí ¿Por qué me está pasando todo esto?” ¿Y que le va a decir la esposa sabia? “Arrepiéntete”.

Y si es la esposa la que no se quiere arrepentir, entonces Dios va a comenzar a afligirla tocando lo que más ama, por ejemplo, su figura (de pronto engorda y su ropa ya no le entra) Y va a venir al esposo desesperada: “Amor mío, ¿por qué estoy así, qué voy a hacer, estoy sufriendo mucho?” Y el esposo sabio le va a contestar: “Arrepiéntete, antes que te venga alguna cosa peor”.

Y si son tus hijos los que no desean a Dios, tus oraciones por la salvación de ellos - si no desmayas y soportas con valentía lo que les pueda suceder - van a tener un día como fruto el arrepentimiento de cada uno de ellos. Tenemos el ejemplo en la parábola del hijo pródigo, y la promesa al carcelero de Filipos: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tú casa”.

Ahora, posiblemente mientras estés orando sin cesar por la salvación de tus seres amados, la maldad de ellos va aumentar y eso te va afligir, pero Dios lo va a permitir para que tu fe aumente, para que le busques más todavía y aprendas a depender totalmente de Él “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios” 2Timoteo 1:7-8. ¿Cuántos ya han pasado aflicción después de predicar el evangelio a sus seres amados?

¿Y cómo oramos por los que ya han alcanzado la salvación? “…y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder” 2Tesalonicenses 1:11b.

2. QUE DIOS CUMPLA TODO SU PROPOSITO EN LAS PERSONAS POR QUIENES ORAMOS

El primer propósito de nuestras oraciones a Dios es por la salvación, y el segundo propósito es que todos vivan para servir a Dios en el tiempo que les resta de vida aquí en la tierra. Si Dios no nos lleva consigo después de haber sido salvos es por un único propósito: Ser testigos de Cristo para el mundo y cumplir su voluntad hasta que nos llame a su presencia. Nuestros sueños y nuestros planes pasan a ser secundarios después de ser salvos: “Jehová cumplirá su propósito en mí” Salmo 138:8.

Dios te ha salvado para que le sirvas obedeciéndole por el resto de tu vida aquí en la tierra. Dios desea cumplir Su propósito en ti, no darte todo lo que quieres. Te ha llamado, porque preparó un plan especial para ti, por eso tus planes ya no son lo más importante y ahora tienes que ordenar tu vida de acuerdo al propósito de Dios, y estos incluyen cosas buenas y malas: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” Romanos 8:28.

Ahora ya no eres dueño de nada, te convertiste en el administrador del cuerpo que Dios te dio, del tiempo que ahora es Su tiempo; de la familia, de los estudios, del trabajo y de todo lo que antes era tuyo pero que ahora le pertenece a Dios. Hoy tienes que rendirle cuentas a Dios todos los días de cómo estás usando la vida que le pertenece a Él: “Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos” Romanos 14:7-8.

Cuando puedas entender esto tus oraciones van a tener el sentido que Dios quiere: Ustedes deben orar así: “Padre nuestro que estás en los cielos, que siempre se dé honra a tu santo nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como se hace en el cielo” Mateo 6:9-10. Versión PDT.  Antes orabas: “Señor cumple mis deseos, esta es mi voluntad, te ruego que me des lo que te pido” Ahora que sabes que eres esclavo de Cristo tu oración es: “Mi deseo es casarme con esa chica, y si eso te va a glorificar, entonces bendice mi matrimonio con ella; pero si esa relación no te va a glorificar, entonces no me casaré con ella, pero que se haga tu voluntad”

“Él decía: Padre mío, si es posible, no me dejes tomar este trago amargo. Sin embargo, no hagas lo que yo quiero, sino lo que tú quieres” Mateo 26:39b. Versión PDT. Desde que recibiste la salvación tu vida ya no te pertenece, ahora eres esclavo del Señor: “¿Ustedes no saben que cuando se ponen al servicio de alguien y lo obedecen, son esclavos de él? Pueden ser esclavos del pecado y morir o pueden ser esclavos de Dios y ser aprobados por él. Antes eran esclavos del pecado, pero, gracias a Dios, obedecieron de todo corazón la enseñanza que se les dio.
Ustedes fueron liberados del pecado y ahora son esclavos del bien” Romanos 6:16-18 “Pero la Biblia dice que soy hijo del rey, que somos reyes” Sí, en el milenio eso va a ser una realidad. Ahora ya no tenemos voluntad propia porque fuimos comprados por Cristo: “…Si eras libre cuando el Señor te llamó, ahora eres esclavo de Cristo” (1Corintios 7:22b) Versión PDT.

¿Entonces, por qué muchos siguen presionándole a Dios para que les cumpla todos sus deseos? “Señor tu palabra dice que tu deseo es prosperarme, y hasta ahora no me cumples, Señor tú no eres hombre para mentir, cúmpleme ya, ahora, mira que te pido en el nombre de tu Hijo”. Porque muchos predicadores no conocen a Dios y enseñan que tenemos que ordenarle para que cumpla Su palabra: “Señor, dame ese automóvil ya, porque tu palabra dice: y todo lo que pidieres orando creed que lo recibiréis y os vendrá” Sin embargo pocos enseñan: “Esta es la confianza que tenemos en él,  que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad,  él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos,  sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho” 1Juan 5:14-15.

¿Y cuál es el propósito final de la oración? “Así el nombre de nuestro Señor Jesucristo será glorificado en vosotros y vosotros en él,  por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo” 2Tesalonicenses 1:12.

3. QUE EL NOMBRE DEL SEÑOR JESUCRISTO SEA GLORIFICADO EN NOSOTROS Y EN TODOS

“Nunca dejen de orar. Estén listos para enfrentar cualquier situación mediante la oración y el dar gracias a Dios” Colosenses 4:2. Versión PDT ¿Le da usted gracias a Dios por todo? ¿O solo por las cosas buenas que le pasan? ¿Ya ha entendido que también las cosas malas que le suceden a un creyente son para la gloria de Dios?

Pablo entendió que sus prisiones, las persecuciones que sufrió, los desvelos, el hambre, los castigos, los naufragios y demás necesidades que pasó, todo fue para la gloria de Dios: “Hermanos, quiero que sepan que lo que me ha pasado ha servido para que se conozcan más las buenas noticias. Todos los guardias romanos y la otra gente saben que estoy preso porque soy seguidor de Cristo. Además, mi encarcelamiento ha servido para animar a muchos de mis hermanos seguidores del Señor a no tener miedo de dar a conocer el mensaje” Filipenses 1:12-14 ¿Tiene usted el mismo sentir que Pablo? ¿O todavía le culpa al diablo de lo malo que pasa en su vida, y todavía le ata de vez en cuando?

“Pidan a Dios que nos abra el camino para contar su mensaje a la gente. Aunque ahora estoy en prisión por anunciar este mensaje, oren para que podamos enseñar el plan secreto que Dios ha dado a conocer sobre Cristo. Oren para que yo pueda dar a conocer claramente esta verdad, pues esa es mi misión” Colosenses 4:3-4. Versión PDT. Debemos orar principalmente para que todo lo que nos pasa cada día, sean situaciones buenas o malas veamos como una oportunidad para testificar a otros. Las puertas para la predicación del evangelio se pueden abrir cuando tú vecino se enoja contigo, y aprovechas para pedirle perdón y a la vez predicarle, cuando algún conocido se enferma, cuando alguien muere, cuando te piden ayuda, cuando te insultan, cuando te premian, etc. Debemos orar que aprovechemos todas las oportunidades para predicar el evangelio.

Así es como nuestras oraciones le glorifican a Cristo y reciben respuesta de  Dios. ¿Y las cosas que yo necesito, y mis peticiones personales? Al final todas me serán añadidas. Mateo 6:33.

   

Página 6 de 21

Prédicas más recientes en SounCloud

 

 

 

 

 

Instituto Bíblico

Personas Online

Tenemos 29 invitados conectado(s)

Síguenos

Enlaces de interés

Casa de Oración México